viernes, 26 de junio de 2015

Ley Mordaza: Represión de masas



Permítanme ustedes que empiece por el final.

No se trata de refundar el capitalismo, sino de terminar con él, o él terminará con la Humanidad.

Las estrategias se programan y después se van ajustando a las coyunturas. Sin lugar a dudas, la Ley Mordaza es una ley de acompañamiento. En este caso, los legisladores, viendo las consecuencias que pueden traer las medidas antisociales que están tomando han preparado unas normas de represión de masas.

Hace apenas ocho años era impensable creer que en el Estado Español se producirían cientos de miles de desahucios, que los suicidios por razones económicas se triplicarían, que se les bajarían los salarios a los trabajadores y trabajadoras, que se aumentaría la edad de jubilación, que se ampliarían las bases militares de Rota y de Morón, que se condenaría a millones de trabajadores al desempleo de larga duración y que la pobreza se elevaría a los niveles predemocráticos.

Los que nos han traído hasta aquí no son los mismos, pero ladran igual. Lo que empezó el PSOE lo está terminando el PP y los parlamentos están sirviendo de coartada democrática, para facilitar la acumulación de capital. En estos momentos, mientras una mayoría social se empobrece, el número de ricos aumenta y además son más ricos. Para robarnos, aunque parezca mentira, las élites están utilizando instrumentos que ya usaron en otras épocas en los países de la periferia como fue la deuda externa, que se convirtió en eterna y odiosa y que ya se demostró no fueron los pueblos empobrecidos los que las generaron sino las elites de sus países en connivencia con el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. La MEMORIA HISTORICA es indispensable para saber de dónde venimos y a dónde pretenden llevarnos.

En los países de la periferia, cuando los pueblos se resistieron a la esquilmación de sus recursos, se les implantaron dictaduras militares o parlamentos títeres al servicio del Imperio, que legislaban o ejecutaban medidas de represión de corte fascista para facilitar el robo. No estamos nosotros tan lejos de aquello, baste recordar aquella llamada de madrugada a Rodríguez Zapatero por parte del presidente de los EE.UU. o de la Señora Merkel, como si España fuera una colonia alemana o Imperial ordenándole aceptara las medidas que le plateaban las grandes empresas (recortes salariales y aumento de la edad de jubilación) que él cumplió, y se materializaron aun más en la contrarreforma laboral legislada por el PP y por supuesto en esta Ley Mordaza.

El bipartidismo imperfecto que facilita la ley electoral antidemocrática, aunque legal, fruto de la constitución democrático/franquista de 1978 y la simbiosis PP/PSOE, que anteponen sus intereses de grupo a los de la ciudadanía y que además cuenta con el beneplácito Imperial, hace muy difícil una mayoría parlamentaria democrática y una salida justa socialmente a la llamada crisis o coartada para la acumulación por desposesión.

La tutela de las masas, la falta de claridad y programa político, de calado ideológico transformador, puede tener como resultado un mayor número de parlamentarios, pero no traerá mayores cuotas de libertad y de conciencia colectiva a la ciudadanía, que es o debe ser la soberana del proceso que vivimos. Si la Ley Mordaza está hecha para facilitar las condiciones del robo generalizado en el que nos encontramos, si existe un proceso de resistencia a la depauperación de nuestra sociedad, si se va a necesitar la movilización de millones de ciudadanos para parar las medidas de las élites, la ciudadanía, el pueblo o la mayoría social, como ustedes gusten llamar, deben de ser conscientes de donde se está y a donde vamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada