viernes, 12 de junio de 2015

El Banco de España, cuyo director gana 176.000 euros/año, también pide subir impuestos indirectos y abaratar costes del despido

El Banco de España ha presentado su informe anual en el que apuesta por aumentar el peso relativo de la imposición indirecta –IVA, los Impuestos Especiales y fiscalidad medioambiental– y racionalizar la amplia gama de deducciones, bonificaciones y reducciones que erosionan la capacidad recaudatoria de los impuestos, en línea con las propuestas de los expertos y organismos internacionales.
El supervisor recuerda que los objetivos de déficit planteados son “exigentes”, lo que podría hacer necesario reforzar el plan de consolidación fiscal con actuaciones complementarias si se producen riesgos de desviación.
Por el lado del gasto público, se inclina por asegurar la eficacia de los planes de racionalización ya instaurados y por revisar en profundidad distintas partidas para priorizar las que tienen más impacto sobre el crecimiento, aunque no especifica cuáles.
Por el lado de los ingresos, resalta la necesidad de “reconsiderar una nueva estructura impositiva” que permita obtener recursos de forma estable para financiar el nivel de gasto público. En este sentido, cree que “podría considerarse aumentar el peso relativo de la imposición indirecta”, con una ampliación de las bases del IVA, un incremento de los Impuestos Especiales y cambios en la fiscalidad medioambiental.
“Resulta crucial que tanto la composición del ajuste del gasto como larevisión de la cesta de impuestos se diseñen tratando de minimizar los posibles efectos adversos sobre el crecimiento a largo plazo de la economía”, sostiene.
Por otro lado y aunque admite que los logros en materia de déficit han sido “significativos” estos años, recuerda que la mayoría de las comunidades sobrepasó su objetivo en 2014, lo que “obliga” a avanzar en nuevas vías de mejora de los procedimientos existentes para controlar el cumplimiento.
En este sentido, apuesta por asegurar el “estricto cumplimiento” de los mecanismos de alerta temprana que contempla la Ley de Estabilidad y por activar los pasos correctivos cuando se produzcan desviaciones recurrentes. Además, considera que la Autoridad Fiscal puede contribuir a hacer efectivos estos procedimientos.
El Banco de España también cree que el mercado laboral, aunque se está recuperando, presenta aún desequilibrios que hay que solventar, como el incremento de los contratos temporales frente a los indefinidos, y la desigualdad en las tasas de paro entre las diferentes regiones.
A su juicio, ello evidencia la necesidad de reducir la brecha entre el coste del despido de los contratos indefinidos y de los temporales, para incentivar los primeros, y revela “ineficiencias” en el sistema de prestación por desempleo.
Así lo indica en el Informe en el que señala, de entrada, que las bonificaciones existentes para relanzar la ocupación están teniendo un coste “muy elevado” y un éxito cuanto menos “incierto”.
Por ello, además de una “evaluación y reordenación” del conjunto de bonificaciones existentes, que libere recursos para modernizar los servicios públicos de empleo en la dirección de que puedan ofrecer itinerarios individualizados de inserción a los parados, el banco emisor pone el foco en el coste del despido.
El Banco de España recuerda que tras toda crisis es “razonable” que el nuevo empleo se canalice a través de los contratos temporales. Sin embargo, considera que“el recurso a la contratación indefinida sigue siendo débil, a pesar de los cambios introducidos para favorecerla”.
Por ello, cree que habría que “reequilibrar” los incentivos a favor de la contratación indefinida, “reduciendo la magnitud de la brecha que separa las condiciones de terminación de las distintas modalidades de contratación y facilitando una mayor continuidad entre ellas”.
Por otro lado, el Banco de España también llama a mantener “el impulso reformista” para aumentar los “márgenes de flexibilidad” que permitan reducir aún más el desempleo y aumentar la productividad y la competitividad.
En este capítulo, incluye la necesaria mejora del conjunto de las políticas activas de empleo para contar con trabajadores mejor formados y con mayor grado de empleabilidad.
Al respecto, señala que es “fundamental” acelerar la implantación de los cambios introducidos en la reciente reforma del sistema de formación, que reduce el papel de los agentes sociales en su gestión e impartición.
Cabe recordar, no obstante, que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, percibió unsalario bruto de 176.060 euros por el desempeño de sus funciones durante el ejercicio 2014, lo que supone un 5,8% más respecto al ejercicio precedente, según consta en este mismo informe anual de la institución.
Por su parte, el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, volvió a percibir un importe superior al de Linde por su actividad en el organismo. Restoy ganó 203.410 euros brutos en 2014, un 15,5% más que Linde tras engrosar su salario un 3,9% respecto al año precedente.
El Banco de España aclara que en estos importes se incluyen las cantidades percibidas por complementos personales y atrasos, que ascendieron a 1.360 euros para el gobernador y a 29.810 euros para el subgobernador.
Los miembros no natos del Consejo de Gobierno perciben un salario anual bruto de 51.800 de euros. En caso de pertenecer a la Comisión Ejecutiva, el salario asciende a 64.980 euros.
Además, los miembros de los órganos de gobierno perciben cantidades iguales en concepto de dietas por asistencia a las sesiones de estos órganos, fijadas en 1.026 euros por sesión del Consejo de Gobierno y 492 euros por sesión de la Comisión Ejecutiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada