jueves, 9 de abril de 2015

Contra la campaña mediática antibolivariana, es hora de abrir los ojos

abcelpais
En los años 70, el presidente democrático de Chile Salvador Allende, sufrió una campaña mundial de acoso mediático acusándolo de “comunista”, de “castrista”, y al país de “dictadura”. Uno de los motivos principales en aquella época para desestabilizar Chile era el desabastecimiento de su población, operación ésta llevada a cabo por los grandes oligarcas del país a través del requisamiento de bienes básicos como la sal.
Con ésta operación mediática se consiguió justificar internacionalmente el golpe militar fascista auspiciado por los EE.UU, su Premio Nobel de la Paz Henry Kissinger y el asesino Augusto Pinochet, y así devolver al país a la vía del liberalismo al servicio de Occidente.
El “democrático” diario ABC justificaba con estas palabras el golpe de estado: “Contra el caos creciente, contra la vía del socialismo de Allende que ha arruinado al pueblo chileno, contra la amenaza de una dictadura marxista, contra el desastre absoluto social, económico y político del país; en defensa de la paz, del orden, de la ley, de la libertad, de las conquistas sociales de los trabajadores, del diálogo y la convivencia normales, se ha alzado el Ejército de Chile, columna vertebral de su nación y única posibilidad de salvación, hoy, para el entrañable país hermano”.
Hoy, 42 años después, los mismos medios de comunicación, (no se han molestado ni en cambiar de nombre), acusan a Venezuela de exactamente los mismos males que entonces se acusaba a Chile, porque el plan es el mismo y se repite una y otra vez: Cada vez que los EEUU quieren desestabilizar y apoderarse de un país inician una campaña mediática para justificar sus atrocidades. Y esto, traducido en el lenguaje de hoy, se llama “En Tierra Hostil”, se llama “Inda”, se llama “La Sexta Noche”, se llama “El Gran Wyoming”, se llama “Ana Rosa Quintana”, se llama Sandra Barneda, se llama “Jesús Cintora” y se llama “patéticos líderes políticos españoles condenando la violación de DDHH en Venezuela y pidiendo sanciones”.
Lo siento si a alguien le tiro al suelo a unos “referentes de clase” como son Cintora o Wyoming, pero estoy obsesionado con que todo el mundo medite sólo dos minutos la famosa frase de Malcolm X: “Si no estáis prevenidos ante los medios de comunicación, os harán amar al opresor y odiar al oprimido”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario