domingo, 1 de marzo de 2015

Lo que Ningún Economista se Atreve a Decir Sobre la Economía

 


Esta vez, Santiago Niño Becerra ha roto moldes.

Pocos, por no decir, ningún economista que salga en los grandes medios de comunicación, se atrevería a decir lo que Niño Becerra dice en la siguiente entrevista, transcripción de una entrevista radiofónica en la emisora de radio RAC-1.

Mucha gente califica a Niño-Becerra de desinformador, de defensor de los planes de las élites económicas y de vocero de un presunto Nuevo Orden Mundial.

Más allá de si eso es cierto o no, algo que cada uno deberá decidir por si mismo, lo que no se le puede negar es que expone, para quien lo quiera entender, los planes que determinadas élites están implementando a nivel global y lo hace con claridad, crudeza y sin tapujos.

A continuación exponemos los mejores extractos de esta excepcional entrevista y mucha atención a la revelación impactante sobre la caída de Lehman Brothers del final: no tiene desperdicio…

 


Los estados cada vez tienen menos poder.

Hay una cita de George Soros que lo expone claramente:
"Los mercados votan cada día y obligan a los gobiernos a tomar medidas impopulares, pero imprescindibles. Son los mercados los que tienen auténtico sentido de estado"


George Soros

 

Lo que refleja esta afirmación es la realidad: los mercados son los que mandan en estos momentos en el mundo.

Literalmente.

Un ejemplo de ello es BlackRock, que es el principal fondo de renta fija del mundo. Blackrock chasca los dedos y mueve 40 mil millones de deuda y con ello puede hundir a un país.

Entonces, ¿quién tiene poder real? ¿El gobierno griego, el gobierno francés, el gobierno español o BlackRock?

¡Obviamente, BlackRock!
 


 

Nos pueden explicar el cuento que quieran y podemos votar cada 4 años, pero los grandes protagonistas de la historia presente y pasada, son los representantes del poder económico.

Son estos inversores, los grandes fondos de inversión y los grandes bancos los que realmente tienen el poder real y total.

Los grandes inversores, lo único que quieren es ganar dinero. Y para ganar dinero, necesitan estabilidad…y en los casos en los que se ven situaciones de inestabilidad en algún país, es porque la han provocado ellos mismos para ganar dinero.

Por ejemplo, en el caso actual de Grecia del que se habla tanto, a nadie le interesa la inestabilidad, porque estos grandes poderes no ganarán nada con ella.

Ni a Grecia, que está en una situación desesperada, ni a la Unión Europea, les interesa que Grecia salga del euro.

Grecia es una economía potencialmente problemática y a Europa le conviene tenerla dentro de la Unión Europea para así poder controlarla mejor, porque fuera del paraguas de la UE, se abren escenarios de incertidumbre, como por ejemplo un posible acercamiento a Rusia o a China.

Por lo tanto, podemos entretenernos con las negociaciones políticas tanto como queramos, pero al final serán los grandes inversores, los mercados, los que conducirán la situación griega a una estabilización, porque les interesa que sea así.

Ellos tienen el poder total.

Hay una cita de Lloyd Blankfein, el consejero delegado de Goldman Sachs, que dijo en 2007:
"Los banqueros hacemos el trabajo de Dios".


Lloyd Blankfein

 

Así mismo, con estas palabras.

Es decir, ya no creen que hagan el trabajo de los estados, sino que se ven a ellos mismos por encima de los estados. Y es que ellos tienen el poder real, no los gobiernos.

Sin ir más lejos, Goldman Sachs está metido en todas partes.

 


 

Por ejemplo, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, trabajó en Goldman Sachs.

Para que vean ustedes las cantidades de dinero que manejan estas grandes entidades y el poder que acumulan, Bill Gross, consejero delegado de Pacific Investment Management Co. (PIMCO), en el año 2013 tuvo una remuneración de casi 300 millones de dólares.

 


Bill Gross

 

Imagínese si pagan sueldos como estos, el poder que llegan a acumular este tipo de entidades.

Actualmente, los estados ya no son necesarios. En su momento se crearon para arrebatarle el poder a la iglesia, pero hoy en día ya no tienen sentido.

La gente cree que los estados existen desde siempre, y no es así.

La figura política del Estado, tal y como la conocemos actualmente, fue inventada por Felipe IV de Francia en el siglo XIV y lo hizo para sacarse de encima el poder de la iglesia y centralizar todo el poder en la corona, no solo en el aspecto político, sino también en el aspecto financiero.
 

 
El modelo de los estados, que en esencia y con las variaciones lógicas según las épocas, es el mismo desde entonces, ha durado 7 siglos, pero ha llegado a su final.

Ahora, el poder recae en otras estructuras. Los estados irán perdiendo importancia, soberanía, poder de decisión y serán las Grandes Corporaciones las que lo determinarán todo a escala global.

Todos los modelos cambiarán a partir de ahora.

Según el economista Jeremy Rifkin:
"En este siglo, menos del 5% de la población producirá todos los bienes y servicios que consuman el resto de la población".


Jeremy Rifkin

 

Y eso nos lleva a preguntarnos:
¿qué hará el resto de la población?
¡Esta es la pregunta del billón de dólares que nadie quiere ni se atreve a responder actualmente!

Cada vez hace falta menos factor trabajo para producir lo mismo. La tecnología crea, por ejemplo, 10 mil puestos de trabajo cualificados, pero con ello destruye 100 mil puestos de trabajo de personas no cualificadas.

Esta tendencia imparable, según la cual cada vez será necesaria menos gente, hace un siglo se habría "solucionado" con una guerra.

 
 

Así de claro. Pero hoy en día eso es impensable porque no es sostenible.

La única solución, por lo tanto, es la renta básica o un modelo similar. Pagarle a esa enorme cantidad de gente sin trabajo y decirle,
"mire, tome, aquí tiene algo para sobrevivir y no moleste".
Ese es el futuro que le espera a gran parte de la población…

Algún día, la historia explicará porque se dejó caer a Lehman Brothers, el acontecimiento que sirvió de detonador de la última gran crisis económica (que a la vez sirvió como punto final del modelo económico que ha dominado el mundo durante los últimos 70 años).

Yo sé algo de lo sucedido en Lehman Brothers, porque dispongo de la información.

La misma noche en que se anunció su caída, tenían encima de la mesa una oferta de Barclays para comprar Lehman Brothers. Era una oferta real, a 10 dólares la acción.

Y sin embargo, esa oferta, fue rechazada.

¿Por qué razón? ¡Ese es el gran misterio...!
 


 

Mi teoría personal es que no se aceptó esta oferta para que los ciudadanos del mundo, la opinión pública mundial, supieran el efecto salvaje y destructor que podía provocar en la economía mundial la fallida de un gran banco.

Porque al fin y al cabo, Lehman Brothers era un banco de inversión.

Además, esa fallida sirvió como test para ver de forma real, qué pasaba si un gran banco hacía fallida. Se habían hecho muchas simulaciones al respecto, pero nunca se había probado de forma real sobre el terreno.

Así pues, la caída de Lehman Brothers, cumplió un doble objetivo:
  • fue en parte un experimento
  • fue en parte una amenaza a la opinión pública mundial, para que vieran lo que podía suceder si se permite que un banco haga fallida
Podrían haberlo evitado. Tenían una oferta real, encima de la mesa, de Barclays y no se aceptó.

No se sabe quién actuó para que esa oferta salvadora no se aceptara. No había ninguna razón lógica para que no se aceptara.

Imagínese:
si la alternativa a no aceptar esa oferta de compra era la fallida, la bancarrota y la desaparición de la entidad, ¿alguien puede comprender porqué razón no aceptaron dicha oferta?
Por lo tanto, lo lógico es pensar que aquí "hubo algo más"…

Fuente:  http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_globalbanking436.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario