sábado, 12 de abril de 2014

Documental "Noam Chomsky: las 10 estrategias de manipulación mediática"



Actualmente estamos atravesando una de las crisis económicas más duras que jamás se ha conocido a lo largo de la historia del mundo desarrollado. Sin embargo, este tipo de crisis no son un concepto nuevo: siempre han habido crisis y siempre se han intentado aportar soluciones para resolverla. ¿Son las soluciones actuales innovadoras y efectivas o responden al deseo oculto de generar una situación desafortunada concreta?

Noam Chomsky, filósofo, escritor y uno de los lingüistas más brillantes y reconocidos de la humanidad, y cuyos trabajos se han estudiado en universidades de todo el mundo, planteó en una ocasión cuáles eran las diez estrategias de manipulación mediática, las cuáles resumo y comparto con los lectores para analizar entre todos si éstas nos suenan a alguna situación actual conocida.

Las diez estrategias de manipulación mediática:

1. La estrategia de la distracción

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

3. La estrategia de la gradualidad

4. La estrategia de diferir o "el mal necesario"

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad

9. Reforzar la auto-culpabilidad

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen, con el objetivo de ejercer un mayor control y un gran poder sobre estos, mayor que el de los individuos sobre ellos mismos.

¿Todo es una obra de teatro? ¿Os resulta conocido? Estas diez premisas bien podrían ser el manual paso a paso que están siguiendo nuestros políticos para enfrentarse a la crisis económica. Sin embargo, todo esto se está aplicando siguiendo el punto tres, es decir, paso a paso, de forma que no nos demos cuenta, aborregando a la sociedad poco a poco con los problemas económicos como telón de fondo. ¿Reaccionaremos a tiempo o ya es demasiado tarde?

La situación actual es decadente, el Estado del Bienestar es ya casi una utopía y el drama del desempleo se extiende por todos los confines. Mientras tanto, unos cuantos privilegiados, entre ellos la casta política, se mantienen inmunes al empobrecimiento de la sociedad. Ante esta situación, la pregunta que todos deberíamos hacernos es: ¿es esta situación inevitable o responde a un guión perfectamente definido y con los actores claramente diferenciados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario