sábado, 11 de febrero de 2012

La reforma bancaria afecta a 10.200 millones en preferentes

La reestructuración del sector financiero deja en el aire el futuro de 10.200 millones en emisiones de participaciones preferentes. Son las de entidades que tendrán dificultades y entrarán en el baile de fusiones. Para empezar, el real decreto de saneamiento facilita congelar el pago del cupón a un año.

Fernando Martínez - Madrid

El plan de saneamiento de la banca empieza a tener consecuencias en los productos de inversión. Entre los más directamente afectados destacan las preferentes. Los datos del mercado oficial AIAF revelan que aún hay 17.391 millones en circulación (si bien unos 4.900 millones pertenecientes a La Caixa desaparecerán al haber sido aceptada casi en su totalidad la oferta de canje) y de ellos, 10.196 millones están seriamente comprometidos. Son los emitidos por entidades que previsiblemente entrarán en los bailes de fusiones y que necesitan reforzar capital y hacer un ejercicio especial de saneamiento.

La partida más voluminosa corresponde a Bankia, que hoy presenta resultados, y que ascienden a 4.045 millones de euros. Pero hay otras emisiones sustanciales. La CAM, en proceso de absorción por Banco Sabadell, tiene en circulación 1.398,1 millones de euros, de acuerdo con las cifras divulgadas en AIAF. Será Sabadell, por tanto, quien decida sobre el valor final de las preferentes. Novagalicia, la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, tiene en circulación 1.180 millones de euros, de los que 277 fueron colocados entre mayoristas y 903 millones han sido vendidos a minoristas. Otro volumen importante en circulación es el del grupo BMN, con 1.072,55 millones. El siguiente en cuantía es otro de los grupos formados en la primera oleada de concentraciones, Banca Cívica, con unos 924 millones que la entidad ya ha anunciado que piensa canjear a lo largo del año, salvo los 200 millones emitidos el 19 de enero de 2011 ya bajo la marca de Cívica y que computa como capital de máxima calidad a efectos de solvencia.

Por debajo, hay más entidades cuyas preferentes pueden pasar apuros: Caja España (312 millones) y Caja Duero (100 millones), pendientes de su integración en Unicaja. Catalunya Caixa, bajo control del Estado, que tiene 510 millones. A estos se suman Unnim (247); Liberbank (178) y Banco de Valencia (170) millones.

Las fusiones y planes de saneamiento ponen en peligro el pago del dividendo con que las preferentes remuneran a sus clientes. Este cupón está condicionado a la existencia de beneficios y reservas suficientes y eso no será precisamente lo que suceda cuando empiece el saneamiento. Sin embargo, el real decreto del pasado 4 de febrero permite en su disposición adicional primera diferir el pago durante un máximo de 12 meses, aunque las entidades entren en pérdidas. ¿Por qué esta salvedad? Porque los cupones no son acumulables, si se pierden, no se recuperan nunca. Esta medida, sin embargo, permite mantener vivo el cupón, pese a que se vaya a cobrar un año después. Ahora bien, la disposición del real decreto también puede ser empleada como el argumento para congelar inmediatamente el cupón y ahorrar ese desembolso a las entidades. El año que viene, el escenario puede ser muy distinto.

Los cupones suelen ser trimestrales. El primer desembolso llega habitualmente en marzo. El plazo límite para presentar los planes de saneamiento es el 31 de marzo. Puede que el primer dividendo esté asegurado. Pero lo que ocurra con los demás es una incógnita.

Fuente: CincoDias.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario