miércoles, 28 de diciembre de 2011

La mala praxis bancaria podría hacer perder ahorros a clientes adversos al riesgo

La asociación de usuarios de la banca denuncia el bloqueo de fondos de clientes que compraron un producto llamado 'participación preferente' pensando que era capital garantizado

M.C adquirió participaciones preferentes por valor de 60.000 euros creyendo que contrataba un depósito a plazo fijo cuando en realidad se trataba de un producto de inversión y su capital no estaba asegurado. Asegura que nadie se lo explicó bien. Tres años después, elbanco le ha negado la posibilidad de recuperar ni siquiera una pequeña parte del dinero y le ha ofrecido un crédito a cambio. Este no es un caso aislado. La Asociación de Usuarios de Bancos Cajas y Seguros (ADICAE) ha contabilizado hasta el momento más de 450 afectados por la compra, sobre todo, de participaciones preferentes - pero también de bonos convertibles, deuda subordinada y otros híbridos- que no fueron debidamente informados por sus bancos y cajas del riesgo que corrían.

La asociación ha denunciado a 52 entidades bancarias ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por “irregularidades en la comercialización” de este tipo de productos, así como la inclusión de “cláusulas abusivas”. Según ADICAE, los bancos y cajas implicados no atendieron al perfil inversor de los consumidores – pese a someterlos a los tests obligatorios de idoneidad - ni les suministraron “la información previa imprescindible”; las participaciones preferentes fueron colocadas como si se tratase de inversiones a plazo fijo, cuando en realidad eran “deuda perpetua”, no amortizable salvo a elección de la entidad y “no cubierta” por el Fondo de Garantía de Depósitos. La asociación cifra en 12.000 millones de euros el capital invertido en participaciones preferentes a clientes adversos al riesgo.

En el año 2010 la CNMV realizó un informe en el que se concluían las “malas prácticas” en el proceso de comercialización y negociación de estos productos, y decidió enviar una carta de advertencia a los presidentes de las asociaciones de bancos y cajas. En el documento se establece que las entidades deben de vender las participaciones a través de un mercado secundario multilateral y no entre clientes del mismo banco o caja. La medida pretendía adaptar los precios de las participaciones al valor real de mercado y que, por tanto, estas ganasen en liquidez.

El problema es que el precio que actualmente se paga por este tipo de participaciones es, según ADICAE, equivalente al “bono basura”. Por su parte, el comprador no puede recuperar el dinero invertido sin haberlas vendido previamente. La asociación denuncia el hecho de que las entidades hayan informado a los titulares de estos productos de “la imposibilidad” de cursar órdenes de venta hasta el próximo 1 de enero, fecha en que bancos y cajas ya habrán cuadrado sus balances. Una versión que ni confirman ni desmienten las asociaciones de bancas y cajas consultadas por este medio, CECA y AEB, que se han negado, bien expresamente o bien por omisión, a ofrecer información al respecto.

El perfil de los afectados: gente mayor y sin experiencia en inversiones
Un gran número de entidades han estado comercializando estos productos para reforzar sus fondos propios de capital, especialmente a raíz del inicio de la crisis de liquidez de los bancos y de las nuevas exigencias de solvencia de la Unión Europea. Sin embargo, y a pesar de la advertencia de la CNMV, en el ejercicio actual han continuado estas emisiones como forma de las entidades de mejorar sus niveles de liquidez.

Para los compradores que hayan adquirido participaciones preferentes y que necesitan vender en un corto plazo de tiempo, los bancos suelen ofrecer la alternativa de adquirir bonos convertibles en acciones o deuda subordinada, muy similar a las preferentes, pero que tienen mayores posibilidades de venta y, por tanto, mayor liquidez.

ADICAE alerta de que una gran parte de los afectados son personas mayores y jubilados, que ni conocen el funcionamiento del mercado de valores, ni están familiarizados con este tipo de productos, tal como demuestra el caso que denuncia BTV de una familia que pensando que estaba contratando un depósito a plazo fijo, en realidad adquirió bonos convertibles, que cotizan en bolsa, lo que les ha hecho perder en tan solo cuatro meses 17.000 euros de los 72.000 euros iniciales. La asociación asegura que en los próximos meses el número de afectados crecerá exponencialmente, ya que todavía muchos de ellos desconocen la naturaleza del tipo de producto contratado.


Noticias Relacionadas:

1 comentario:

  1. ES BUENO ENTERARNOS DE TODO AQUELLO QUE NOS OFRECEN LOS BANCOS Y ASI EVITAR INCONVENIENTES MAS ADELANTE

    ResponderEliminar