domingo, 13 de noviembre de 2011

El Corporativismo no es Capitalismo: 7 puntos sobre las corporaciones predadoras

El Corporativismo no es Capitalismo: 7 puntos sobre las corporaciones predadoras monolíticas que dominan la economia y que todos deberíamos saber.

Aclaración: Si bien este artículo se refiere esfecíficamente a la situación actual de los Estados Unidos, su autor aclara que la misma puede suceder en cualquier parte del mundo. En este momento, no hay mucho que hablar sobre los males del “capitalismo”. Pero en realidad no es exacto decir que vivimos en un sistema capitalista. Más bien, lo que tenemos en los Estados Unidos hoy, y bajo lo que la mayoría del mundo vive, es mucho más exacto describirlo como “corporativismo”.

Bajo el corporativismo, la mayoría de la riqueza y el poder está concentrado en manos de grandes corporaciones y los grandes gobiernos son utilizados como una herramienta de estas empresas para consolidar aún más la riqueza y el poder. En un sistema corporativista, la riqueza y el poder de los individuos y las pequeñas empresas es nada comparado con el abrumador dominio de las corporaciones.

Con el tiempo, las empresas terminan por poseer casi todo y llegan a dominar casi todos los aspectos de la sociedad. Como se verá más adelante, esto describe con precisión a los Estados Unidos de América hoy en día. El corporativismo está matando a este país, y no es lo que nuestros padres fundadores han previsto.

La siguiente es la definición de “corporativismo” del diccionario Merriam-Webster … La organización de una sociedad en corporaciones industriales y profesionales que sirven como órganos de representación política y ejercen el control sobre las personas y actividades dentro de su jurisdicción

El corporativismo no es en realidad muy diferente de socialismo o comunismo. Todos ellos son sistemas económicos “colectivistas”. Bajo el corporativismo, la riqueza y el poder están aún más concentradas de lo que están bajo el socialismo o el comunismo, y la verdad es que ninguno de ellos son sistemas económicos “igualitarios”. Bajo todos los sistemas colectivistas, casi siempre una pequeña elite goza de la mayor parte de los beneficios, mientras que la mayoría del resto de la población sufre.

Los manifestantes que ocupan Wall Street dan cuenta de que nuestro sistema económico es fundamentalmente injusto en muchos aspectos, pero el problema es que la mayoría de ellos quieren cambiar una forma de colectivismo por otro.

Pero nuestros padres fundadores nunca pretendieron que tengamos un sistema colectivista.

En su lugar, quisieron destinarnos a disfrutar de un sistema capitalista donde la competencia real y el sistema de libre empresa permitan prosperar a los individuos y las pequeñas empresas.

En un artículo que fue publicado a principios de este año en Adicting Info , Stephen D. Foster Jr. detalló cómo nuestros padres fundadores sentían en realidad acerca de las corporaciones ….

La East India Company fue la empresa más grande de su época y su dominio del comercio enfureció tanto a los colonos, que tiraron los productos de té que había en un barco en el puerto de Boston, lo que hoy es universalmente conocido como la Boston Tea Party. En ese momento, en Gran Bretaña, las grandes corporaciones financiaban generosamente las elecciones y sus acciones eran propiedad de casi todo el mundo en el gobierno.

Los padres fundadores no creían mucho en estas corporaciones que tenían una gran riqueza y una gran influencia en el gobierno. Y es precisamente por eso que pusieron restricciones sobre ellas después de que el gobierno fue organizado por la Constitución.

Después de la fundación del país, a las corporaciones se les concedieron cartas por parte del Estado como sucede hoy. A diferencia de hoy, sin embargo, a las empresas sólo se les permitía la existencia durante 20 o 30 años y sólo podían manejar un producto, no podían tener acciones en otras empresas, y su patrimonio inmobiliario se limitaba a lo que se necesitaba para lograr sus objetivos de negocio. Y tal vez la faceta más importante de todo esto es que en la mayoría de los estados en los primeros días de la nación habían leyes escritas que hacía cualquier contribucion política por parte de las empresas un delito.

Nuestros padres fundadores nunca habrían aprobado cualquier forma de colectivismo. Se entiende que todas las grandes concentraciones de riqueza y poder representan una amenaza importante para las libertades y principalmente para las libertades de los ciudadanos comunes y corrientes.

¿No está usted convencido de que vivimos en un sistema corporativista?

Bueno, siga leyendo.

Los siguientes son siete items sobre las corporaciones depredadoras monolítica que dominan nuestra economía que todo estadounidense debe saber ….

# 1 Las empresas no sólo dominan completamente la economía de EE.UU., sino que también dominan completamente la economía mundial.

Un estudio recién liberado de la Universidad de Zurich examinó a más de 43.000 corporaciones multinacionales. El estudio descubrió una vasta red de participaciones entrelazadas que son controladad por un “núcleo” de 1318 grandes corporaciones.

Pero ese “núcleo” en sí es controlado por una “super-entidad” de 147 corporaciones monolíticas que están muy, muy estrechamente unidas. Como un reciente artículo en NewScientist señaló, estas 147 empresas controlan aproximadamente el 40 por ciento de toda la riqueza en toda la red ….

Cuando el equipo más desenredaba la telaraña de propiedades, se encontró que gran parte de ella seguía de una “super-entidad” de 147 empresas más firmementes unidas – todas las de su propiedad estaban en manos de otros miembros de la super-entidad -que controlaban el 40 por ciento de la riqueza total en la red.

“En efecto, menos del 1 por ciento de las empresas eran capaces de controlar el 40 por ciento de toda la red”, dice Glattfelder. La mayoría eran entidades financieras. El top 20 incluye al Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co, y The Goldman Sachs Group.

Como era de esperar, la “super-entidad” de 147 empresas está dominada por bancos internacionales y las grandes instituciones financieras. Por ejemplo, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Bank of America están en el top 25.

# 2 Este predominio de la economía global de las corporaciones ha permitido que la riqueza mundial se concentre en un grado muy aterrador.

De acuerdo con Credit Suisse, los que tienen un patrimonio neto de un millón de dólares o más controlan el del 38,5% de toda la riqueza en el mundo. El año pasado, esa cifra fue de 35,6%. Como se puede ver, se mueve rápidamente en la dirección equivocada.

Para un grupo de personas que representa menos del 0,5% de la población mundial controlar casi el 40 por ciento de toda la riqueza es una locura.

El predominio de las corporaciones es también una de las principales razones por las que estamos presenciando la desigualdad de ingresos que crece tan rápidamente en los Estados Unidos. Lo siguiente viene de un reciente artículo en el diario Los Angeles Times ….

Una instantánea económica del Instituto de Política Económica muestra que los ingresos ajustados a la inflación del 1% de los hogares aumentó 224% desde 1979 a 2007, mientras que los ingresos del 90% de los que están debajo creció un 5% en el mismo período de tiempo. Los que están en el 0,1% de los ingresos están aún mejor, con mayores ingresos, en un 390% durante ese período.

# 3 Puesto que la riqueza se ha concentrado en muy pocas manos, significa que hay un montón de gente pobre.

En un momento en que la tecnología debe hacer lo posible para elevar el nivel de vida en todo el mundo, la pobreza sólo continúa extendiéndose. Según el mismo estudio de Credit Suisse mencionado anteriormente, la parte inferior de dos tercios de la población mundial controla sólo el 3,3% de toda la riqueza.

No sólo eso, más de 3 mil millones de personas viven con menos de 2 dólares al día .

Mientras que los ultra-ricos viven la gran vida, tragedias inimaginables juegan por todo el mundo todos los días. Cada 3,6 segundos alguien muere de hambre y las tres cuartas partes de ellos son niños menores de 5 años.

# 4 Las corporaciones gigantes han llegado a ser tan dominantes que se ha vuelto muy difícil para las pequeñas empresas competir y sobrevivir en los Estados Unidos.

Hoy en día, a pesar de que nuestra población va en aumento, el número de pequeñas empresas sigue disminuyendo.

Según el Bureau of Labor Statistics, 16.6 millones de estadounidenses trabajaban por cuenta propia en diciembre de 2006. Hoy, ese número se ha reducido a 14,5 millones.

Esto es exactamente lo contrario de lo que debería ocurrir en un sistema capitalista.

# 5 Las grandes corporaciones dominan por completo los medios de comunicación. Casi todas las noticias que usted recibe y casi todo el entretenimiento del que gusta llega a usted por parte de las grandes corporaciones.

En 1983, alrededor de 50 corporaciones controlaban la gran mayoría de los medios de comunicación en los Estados Unidos.

Hoy en día, el control de los medios de comunicación se concentra en manos de sólo seis empresas de comunicación muy poderosas.

# 6 Las grandes corporaciones dominan por completo nuestro sistema financiero. Sí, hay cientos de opciones en el mundo financiero, pero sólo un puñado controlan la inmensa mayoría de los activos.

En el año 2002, 10 bancos controlaban el 55 por ciento de los activos bancarios de EE.UU.. Hoy en día, esos 10 bancos controlan el 77 por ciento de los activos bancarios de EE.UU..

Los bancos “demasiado grandes para quebrar“ se vuelven cada vez más y más poderosos. Por ejemplo, los “seis grandes” bancos de EE.UU. (Goldman Sachs, Morgan Stanley, JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America y Wells Fargo) ahora poseen activos equivalentes a aproximadamente el 60 por ciento del producto bruto nacional de Estados Unidos.

# 7 Las grandes corporaciones dominan por completo nuestro sistema político. Debido a que tienen tanta riqueza y poder, las empresas pueden ejercer una enorme cantidad de influencia sobre nuestras elecciones. Los estudios han demostrado que en las elecciones federales el candidato que posee la mayor cantidad de dinero gana alrededor del 90 por ciento de las veces.

La política en Estados Unidos no se trata de ganar los corazones y las mentes. Se trata de quién puede lograr la mayor cantidad de dinero en efectivo.

A veces, esta verdad se escapa un poco en los medios de comunicación. Por ejemplo, durante una presentación reciente de MSNBC, Dylan Ratigan hizo la siguiente declaración ….

“El mayor contribuyente a la campaña presidencial de Barack Obama es Goldman Sachs. Las principales actividades de este presidente con respecto a la banca han de proteger a la parte más lucrativa de la actividad, que es el mercado negro de los credit default swaps, etc. Ese ha sido el programa explícito de su secretario del Tesoro. Este presidente está promoviendo acuerdos comerciales que permiten mejorar el secreto bancario en Panamá, el aumento de asesinatos de sindicalistas en Colombia, y la devolución de los esclavos de Corea del Norte. “

Más tarde, Ratigan seguió acusando a ambos partidos políticos de trabajar para los chicos malos ….

“Pero creo que el problema es que, este presidente está trabajando para los chicos malos. Los Demócratas están trabajando para los chicos malos. Así son los Republicanos. Los Demócratas se salen con la suya diciendo: “Mira que locos son los Republicanos, ante los Demócratas simulan preocuparse por la gente.” Pero el hecho es que el sistema político de 2 partidos es completamente falso. “

Wow – se supone que nadie en realidad diría eso en la televisión.

Hoy en día, la mayoría de nuestros políticos se compran, y la mayoría de ellos ayudan activamente a las corporaciones depredadoras monolíticas a acumular aún más riqueza y más poder.

De hecho, como he escrito recientemente acerca de los grandes bancos de Wall Street ya están tratando de comprar las elecciones en 2012.

Afortunadamente, parece que el pueblo estadounidense está empezando a despertar. Según una encuesta reciente, sólo el 23 por ciento de todos los estadounidenses confían en el sistema financiero, y el 60 por ciento de todos los estadounidenses están “enojados” o “muy enojado” por la economía.

Desafortunadamente, muchos de ellos se están uniendo a los movimientos de protesta que ocupan Wall Street que están pidiendo una forma de colectivismo para sustituir a otro.

El pueblo estadounidense se está dando una opción falsa.

No tenemos que elegir entre el corporativismo y el socialismo.

No tenemos que elegir entre las grandes corporaciones y los grandes gobiernos.

Nuestros padres fundadores realmente inentaron que las corporaciones y el gobierno estuvieran muy limitados.

La siguiente es una famosa cita de Thomas Jefferson ….

“Espero que aplastemos en su nacimiento a la aristocracia de nuestras corporaciones adineradas, ya que se atreven a desafiar a nuestro gobierno a una prueba de fuerza, y a desafiar las leyes de nuestro país”.

Desafortunadamente, las cosas no salieron como quería Jefferson. En lugar de nosotros controlar las corporaciones, ahora ellas nos controlan.

La próxima cita es de John Adams ….

“Los bancos han hecho más daño a la religión, la moral, la tranquilidad, la prosperidad, e incluso la riqueza de la nación de lo que pueden haber hecho y nunca harán el bien”.

Pero, ¿quién domina la economía hoy en día?

Los grandes bancos.

Tal vez deberíamos haber escuchado a los padres fundadores, como John Adams.

Por último, he aquí otra cita de Thomas Jefferson ….

“Si el pueblo norteamericano alguna vez permite que los bancos privados controlen la emisión de su dinero, primero por la inflación y luego por deflación, los bancos y las corporaciones crecerán alrededor de ellos (alrededor de los bancos), privarán al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos se despertarán sin techo en el continente que sus padres conquistaron. “

¿Cuán profética fue esa cita?

El año pasado, más de un millón de familias estadounidenses fueron expulsadas de sus hogares por los grandes bancos. Las instituciones financieras han hecho ahora más equidad total en nuestros hogares que nosotros.

El desempleo es rampante, pero las ganancias corporativas se están disparando. El número de estadounidenses con cupones de alimentos ha aumentado en más del 70 por ciento desde 2007, y sin embargo los ingresos de aquellos en la parte superior de la cadena de los alimentos continúan aumentando.

Necesitamos un sistema que permita a todos los estadounidenses iniciar pequeños negocios, competir de forma justa y tener una oportunidad de éxito.

En su lugar, lo que tenemos es un sistema corporativista, donde las grandes corporaciones tienen la mayor parte de la riqueza, la mayor parte de la potencia y la mayor parte de las ventajas.

Tenemos que conseguir que el pueblo estadounidense entienda que el corporativismo no es el capitalismo.

El corporativismo es un sistema colectivista que permite a la élite la acumulación de cantidades enormes de riqueza y poder.

La respuesta a este sistema no es ir a un sistema colectivista diferente.

Por el contrario, tenemos que devolver el poder, tanto como sea posible, a los individuos y las pequeñas empresas.

Nuestros padres fundadores nos destinaron a vivir en un país donde el poder estaba altamente descentralizado.

¿Por qué no los escuchamos?

Link en Inglés Aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario