jueves, 1 de septiembre de 2011

[Así es el capitalismo] Empresas de EEUU hicieron negocio con los vuelos secretos de la CIA


Una nueva polémica envuelve a los ya de por sí escandalosos vuelos de la CIA. Unos documentos en poder de un tribunal de EEUU revelan con todo detalle cómo EEUU contrató el transporte de los "sospechosos de terrorismo" a cárceles secretas con una red de compañías aéreas estadounidenses.

Estos nuevos datos salen a la luz después de que dos compañías acudieran a los tribunales al interponerse una denuncia por las tarifas que aplicaban a estos vuelos, en los que transportaban a sospechosos de terrorismo alrededor del mundo dejándolos en países donde iban a ser torturados, según explica el diario británico 'The Guardian'.

Con la cercanía del décimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre; los mares de facturas, recibos, contratos y correspondencia electrónica -presentadas como prueba en un tribunal del norte de Nueva York- proporcionan un atisbo de luz en un mundo en el que "la guerra contra el terror" se convirtió en otra oportunidad para hacer negocio.

A resultas del caso, las identidades de algunas de las compañías envueltas en el programa de la CIA han salido a la luz por primera vez, así como los nombres de algunos ejecutivos que conocían la finalidad de los vuelos.

En el caso aparece implicada la compañía Sportsflight, empresa proveedora de aviones; y Richmor, encargada de la gestión de las aeronaves. Sportsflight habría alcanzado un acuerdo para proporcionar una nave Gulfstream IV por 4.900 dólares a la hora (unos 3.400 euros a la hora) frente al precio de mercado de 5.450 dólares (unos 3.800 euros). El equipo debía estar disponible para volar a las 12 horas de habérselo notificado.Una de las consecuencias no intencionadas de esta información puede ser que algunas de estas compañías e individuos corren el riesgo de ser demandados en un procedimiento en nombre de los sospechosos de Al Qaeda y los talibán que fueron víctimas del programa.

El Gobierno quería "la aeronave más barata para realizar la misión", según ha explicado al tribunal el propietario de Sportsflight, Don Moss. Y al tratarse de los primeros días de los vuelos de CIA el negocio estaba en auge. El tribunal ha tenido que escuchar el testimonio de Sportsflight a la compañía Richmor en aquellos días: "El cliente dice que vamos a estar muy, muy ocupados".

Uno de los aviones Gulfstream aparece identificado como la aeronave que transportó al clérigo egipcio conocido como Abu Omar después de que los agentes de la CIA le secuestraran a plena luz del día en Milán en febrero de 2003 y le llevaran a El Cairo, donde dijo que fue torturado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario