viernes, 19 de agosto de 2011

Brasil detecta esclavitud en talleres de tiendas Zara


El ministerio del Trabajo brasileño investiga a la marca española Zara, ante la denuncia de que trabajadores que confeccionan sus ropas, principalmente bolivianos, fueron sometidos a condiciones insalubres y carecían de registro, dijo este viernes un vocero de la Fiscalía del país suramericano.

Una operación de fiscalización detectó en el estado de Sao Paulo(sureste) tres talleres de costura donde se empleaba mano de obra esclava.

El fiscal laboral Nei Messias Vieira, de la procuraduría de la ciudad de Campinas (norte), la ciudad más grande de Sao Paulo, reveló que la compañía española cuenta con proveedores que contratan mano de obra en condiciones análogas a la esclavitud.

“Sabemos que los dos proveedores que ya fueron identificados por las condiciones degradantes de trabajo no son los únicos que abastecen de productos textiles a Zara. La cadena productiva de Zara es mucho más amplia'', declaró Vieira en una consulta telefónica a medios.

Un equipo de diez funcionarios de la Fiscalía de Trabajo mantiene abierta la investigación y se espera que entre dos y tres meses se tengan las conclusiones definitivas.

La operación que descubrió las condiciones en las que se fabrican los productos de la marca gallega, forma parte de un programa gubernamental en Brasil para la erradicación del trabajo en régimen de esclavitud, y que desde 2009 ha llevado a cabo 300 inspecciones y ha emitido más de 200 actas de infracción, de las que 25 por ciento llevan el nombre de Zara, precisaron informaciones.

No obstante, la multinacional española se ha apresurado a negar toda responsabilidad, aunque es muy probable que tenga que enfrentarse a procesos judiciales en Brasil.

Irregularidades de vieja data

El Ministerio de Trabajo brasileño había impuesto a la cadena española 52 multas, entre cuyos motivos están “jornadas de trabajo extenuantes, pagos irregulares de salarios, falta de seguridad e higiene en el lugar de trabajo e incluso discriminación étnica”, toda vez que el grueso de la plantilla lo conforman indígenas bolivianos.

En el marco de esta investigación, los fiscales descubrieron el pasado mayo un centro de trabajo en la localidad de Americana, en el Estado de Sao Paulo, en el que 52 ciudadanos bolivianos trabajaban en régimen irregular.

A finales de junio, otra operación reveló la existencia de dos talleres más, clandestinos, donde 15 personas, una de estas menor de edad, también trabajaban en condiciones denigrantes en la confección de prendas para la marca española.

Las jornadas de trabajo a las que eran forzados los suramericanos alcanzaban las 16 horas diarias, mientras que el salario era inferior al mínimo vigente en Brasil, no superando en algunos casos ni el 50 por ciento, precisaron informaciones.

Agencias de noticias extranjeras, indicaron que además, los empleadores, la empresa AHA, suministradora de 90 por ciento de Zara, descontaban a los trabajadores en condiciones de “esclavos” los gastos del viaje a Brasil en el caso de los bolivianos y peruanos. Igualmente descontaban los gastos de comida y otros.

Fuente:

teleSUR-Latercera-Afp/ma - LD









No hay comentarios:

Publicar un comentario