viernes, 1 de julio de 2011

La polémica imagen de la SGAE

SGAE
Sede de la Sociedad General de Autores y Editores, SGAE. (ARCHIVO)
Ampliar
Nombrar las siglas SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), sobre todo en Internet, supone casi siempre el inicio de un debate extenso y polémico. Como lo son las actuaciones de esta sociedad de gestión, avalada como otras por el Ministerio de Cultura, en su tarea de recaudar y repartir después entre sus socios el dinero generado por los derechos de autor de las obras.

Los últimos titulares que se ha llevado el equipo de Teddy Bautista, reelegido presidente hace unas horas, tienen que ver con la denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción por un supuesto desvío de fondos. Precisamente, el pasado mes de abril el directivo se quejaba en público de las "críticas infundadas" sobre la opacidad de las cuentas de la sociedad, que en 2010 ingresó algo más de 365 millones de euros, un 7,7% más que en 2009.

El sueldo de Bautista, que él mismo reveló a principios de 2011, la adquisición de varios teatros a través de la red Arteria, las críticas a Google o sus continuos conflictos -y pleitos- con blogueros, asociaciones, webs de enlaces o empresarios han deteriorado aún más la popularidad de la SGAE. Según un estudio realizado en marzo por la red de blogs Ocio Networks, la de la sociedad es a día de hoy la marca más odiada por los internautas españoles, por encima incluso de Hacienda.

El sector hostelero

Este año la sociedad se había puesto como meta explicar mejor sus actividades, y para eso anunció la creación la figura del defensor del cliente y decidió someterse "voluntariamente" a la Comisión de Propiedad Intelectual para "impulsar la eficiencia en la resolución de los conflictos en materia de derechos de autor", tal y como le había sugerido la Comisión de la Competencia. Cinco meses antes, a finales de 2010, este organismo le abrió un expediente sancionador por los precios abusivos cobrados en las bodas por escuchar música.

El sector hostelero y la SGAE han tenido sus más y sus menos desde hace varios años. En 2006, un juez de Alicante autorizó a la sociedad a cobrar por la música que se escucha en bodas, bautizos y comuniones; ese año, una denuncia contra unos novios basada en pruebas obtenidas sin permiso, le valió posteriormente una multa de la Agencia de Protección de Datos. En marzo de 2011, la SGAE tuvo que pedir disculpas por reclamar 661,33 euros al propietario de una cafetería de Lleida fallecido hacía nueve años por el uso de la radio y la televisión en el local.

Muy sonado fue también el asunto de la peluquería en L'Hospitalet de Llobregat, a la que la SGAE reclamó 12 euros diarios por poner la radio; el de la petición de 6.000 euros al dueño de una discoteca derruida en Almería; o los problemas que le ha reportado el cobro del 10% de los ingresos en conciertos benéficos, siempre y cuando los autores no hayan cedido expresamente sus derechos: la última vez, la SGAE decidió donar lo recaudado. A pesar del revuelo, la SGAE ha ganado muchas de sus batallas legales, aunque también ha perdido otras.

Ley Sinde' y canon

La denominada ley Sinde, introducida como disposición en la Ley de Economía Sostenible, y la aplicación del canon digital, son otros dos caballos de batalla de la SGAE. Su defensa acérrima de ambas normas ha suscitado el rechazo general. No han ayudado, entre otras cosas, publicaciones como la Guía para padres y profesores sobre Internet y la piratería, que incluía una polémica descripción de los blogs.

Aunque Bautista, atendiendo a su nuevo código de buenas prácticas, ha asegurado que la SGAE no realizará acción alguna de carácter penal contra usuarios, sí se ha mostrado contento con el hecho de que a partir de septiembre ya podrían cerrarse a través de la sección segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual las primeras páginas web de descargas declaradas ilegales en nuestro país. En cuanto al canon digital, se ha mostrado reiteradamente en contra de su desaparición, tal y como, por ejemplo, defiende el Partido Popular.

El pasado mes de noviembre, la Generalitat anunció que reclamaría a la SGAE la devolución de los importes que la administración catalana ha pagado en concepto de canon digital. También lo hacía el Ayuntamiento de Cádiz. Hace sólo tres meses, la Audiencia de Barcelona absolvió a una tienda de informática de pagar el gravamen por la venta de soportes digitales. Era la primera sentencia que aplica la doctrina del Tribunal de Justicia de la UE que declaró ilegal el canon vigente en España, el repercutido a empresas y profesionales, no a particulares

Ataques y mofas

Las iras de Internet contra la SGAE se han materializado de muchas formas, aunque una de las más visibles fueron los ataques de denegación de servicio organizados contra su página web en octubre del pasado año por el colectivo Anonymous, que también se dirigieron contra los sites del Ministerio de Cultura y Promusicae.

Este viernes, Teddy Bautista y la SGAE se han convertido en el tema de conversación en Twitter -además de ser Trending Topic por la operación de registro de la Guardia Civil-, con hashtags como #cancionesteddy. La investigación también ha tenido repercusión en Facebook, donde poco después de que llegasen los primeros datos ya se habían creado grupos reclamando que Bautista sea juzgado o, con algo de humor, que se construya un monumento "al guardia civil que detuvo a Bautista".

Fuente: 20 Minutos











1 comentario:

  1. justo ahora acabo de leer esta noticia... interesante enterarse tarde como yo ^^ pero os las dejo para los que aun no la conocen xD En libertad sin fianza Teddy Bautista y los otros dos principales directivos de la sociedad

    ResponderEliminar