lunes, 30 de mayo de 2011

Las asambleas del 15-M votan seguir las acampadas en Madrid, Barcelona y Sevilla

Los acampados de la puerta del Sol y la plaza de Cataluña votan quedarse

El movimiento 15-M se extiende por Europa con protestas en Francia y Grecia

Los comerciantes de Sol exigen la retirada de las carpas


Los acampados del 15-M en Madrid y Barcelona se quedan. Al menos de momento. La indignación del movimiento no se curó con las elecciones y parece que sobrevivirá también a las acampadas. “No nos vamos. El movimiento continúa. Vamos a reestructurar el campamento porque somos responsables. Los grupos de trabajo seguirán en el espacio público”, expuso una portavoz de la acampada en Madrid, que eligió quedarse indefinidamente pese a que la policía garantiza el diálogo con los concentrados hasta el martes. Las plazas españolas que han albergado durante las últimas semanas el movimiento de los indignados, superando prohibiciones, tormentas y cargas policiales en algunos casos, vivieron un domingo de asambleas para decidir qué hacer: seguir o largarse.

Además, el Movimiento 15-M ha llamado hoy a los ciudadanos a retirar 155 euros de sus cuentas bancarias para que los bancos se vean obligados a desprenderse de fondos, a la vez que se conmemora el día en que arrancó la movilización: la cifra se desglosa en 15 y 5, que corresponden al día y al mes de la primera manifestación, convocada por Democracia Real Ya.

La clave está en Madrid. Es el símbolo del movimiento, el foco de atención de lo que en medio mundo se conoce ya como spanish revolution. Decenas de personas intervinieron en la asamblea multitudinaria, con turnos de palabra de tres minutos. Las peticiones de los comerciantes de la zona, que han mostrado también su indignación y su caída de ventas por la permanencia del campamento, estuvieron en todas las intervenciones. Pero se quedan.

En la gran asamblea de la Puerta del Sol, ante cientos de personas, los indignados de Madrid insistieron en que la desaparición del campamento no significaba la muerte del Movimiento 15-M. Lo mismo se clamaba en Barcelona, también simbólica como Madrid tras los violentos incidentes del viernes. En la capital catalana decidieron antes que en Madrid: la plaza de Catalunya seguirá tomada al menos hasta el martes y la puerta del Sol de manera indefinida.

Vehículos policiales entre los concentrado en Sol. / PEDRO ARMESTRE (AFP)

La duda en Madrid no es tanto si quedarse o no, sino cómo quedarse, ya que comienza a haber “problemas de convivencia y con la electricidad” que, según los portavoces, han generado “una situación de inseguridad”. La comisión de infraestructuras pidió que no se mantuviese el campamento “indefinidamente”. La de Información puso un plazo máximo de “no más de una semana” y la de Alimentación pidió directamente ser eliminada porque tienen muchos problemas con gente ajena a la acampada que se lleva la comida y no respeta los turnos.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario