miércoles, 1 de diciembre de 2010

Un asesor del primer ministro canadiense cree que el fundador de WikiLeaks debería ser asesinado por las filtraciones

01/12/2010 Diario ABC

Está claro que estas filtraciones de Wikileaks están siendo muy pero que muy incómodas para muchos gobiernos y sobre todo para el Gobierno en la Sombra por lo que cualquier día saldrá en las noticias de la falsimedia que el fundador de Wikileaks se ha “suicidado”.


Está claro que Julian Paul Assange, fundador de WikiLeaks, azote del Pentágono y de los diplomáticos estadounidenses al servicio del Departamento de Estado de Hillary Clinton, no deja indiferente. Para algunos, este hombre de 39 años "debería ser asesinado", como ha dicho Tom Flanagan en una entrevista con la cadena americana CBS.

Científico en la Universidad de Calgary, Flanagan es asesor del primer ministro canadiense, Stephen Harper. "Creo que Assange debería ser asesinado", dijo ante el estupor del entrevistador y los colaboradores de la cadena.

Este estadounidense orgulloso de sus ideas conservadoras incluso se atrevió a sugerir: "creo que Obama debería usar un 'drone' (avión no tripulado) o algo parecido (para acabar con Assange, se entiende)".

"Esto que dice es muy fuerte", le contestó con asombro el presentador. "Bueno, estoy realmente cabreado. No me disgustaría que Assange desapareciera", respondió Flanagan.

El odio de los republicanos

Como él, otros políticos en EE.UU. han expresado alto y claro su odio hacia el fundador de WikiLeaks. La ex senadora de Alaska y ex candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano, Sarah Palin, pidió al gobierno de Obama a través de Facebook que usara "todos los medios necesarios" para capturar a Assange. "¿Por qué no se le persigue con la misma urgencia que perseguimos a Al Qaeda y a los líderes talibanes?", se preguntó la heroína del movimiento ultraconservador Tea Party.

Palin ya criticó en este sentido a la Casa Blanca a través de Twitter, preguntándose como era posible que la primera potencia mundial hubiera permitido la filtración de documentos a través de WikiLeaks, cuando ella había conseguido impedir que se filtrara su último libro, "America By Heart".

Entre los enemigos de Assange también destaca el presentador de la Fox Bill O'Reilly , que ha pedido la ejecución de los miembros de WikiLeaks.

O el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, candidato republicano a la Casa Blanca en 2008. Huckabee cree que el responsable de la filtración de los más de 250.000 documentos diplomáticos estadounidenses debería ser ejecutado. Ahí es nada.

«Tienen sangre en sus manos»

"Quien quiera en nuestro Gobierno que filtrara esa información es culpable de traición y yo creo que algo menos que la ejecución es demasiado amable como pena", apunta Huckabee.

El ex gobernador justifica su postura recordando que "han puesto vidas estadounidenses en peligro, además de relaciones que costó décadas construir".

Los responsables de las filtraciones "sabían muy bien que estaban tratando documentos sensibles y prometieron no violar la confianza que se depositó en ellos. Tienen sangre en sus manos", zanja Huckabee.

De momento Assange está en la lista de los más buscados de Interpol. Pero muy pronto las órdenes de busca y captura internacional contra él pueden multiplicarse, ya que Estados Unidos estudia cómo presentar cargos penales. Y lo mismo podrían hacer en su país, Australia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario