miércoles, 10 de noviembre de 2010

El lado oscuro del Mercado Eléctrico Español


10/11/2010

Artículo del Sec. Gen. del SOV de Jaén de la CNT-AIT sobre el lado oscuro de las multinacionales de la energía.

Estos últimos días, hemos sufrido otro incremento del 4,5% en la factura eléctrica. Cada semestre se están aplicando incrementos a las tarifas y se nos está bombardeando a través de los medios sobre la necesidad de esas subidas, de lo ruinoso del negocio de las compañías eléctricas y de que supuestamente estamos pagando la electricidad por debajo de su valor por culpa del llamado déficit tarifario. Pero... ¿Qué es realmente el déficit tarifario? ¿Cómo funciona realmente el Mercado Eléctrico Español? ¿Si tan mal negocio es el Mercado Eléctrico Español, por qué cada vez más empresas extranjeras compiten por comercializar en nuestro país? ¿Cómo es posible que las compañías eléctricas cierren sus años fiscales con beneficios de hasta 7.000 millones de euros? En las siguientes lineas intentaremos dar respuesta a todas estas preguntas.

EL MERCADO ELÉCTRICO ESPAÑOL Y EL DÉFICIT TARIFARIO

En los primeros años del segundo milenio, el gobierno que aún presidía Jose María Aznar tomó una medida de carácter electoralista: la congelación de las tarifas de venta de electricidad a los consumidores. Otras de las excusas que dio el gobierno para legitimar dicha medida fueron: la mejora de la competitividad de las empresas españolas y la contención de la inflación por causa de la incorporación del país a la zona euro. Por supuesto, como muchas otras medidas tomadas por diferentes gobiernos, dicha política resultó completamente desastrosa.

Las tarifas de venta se congelaron, sin embargo, los costes de generación y los peajes de acceso se mantuvieron en aumento, siendo superiores incluso a los precios de venta. Se empezó a generar una deuda que se iba retroalimentando año tras año (deuda conocida hoy como déficit de tarifa), que por supuesto, fuimos contrayendo los consumidores de energía con las compañías eléctricas y que no deja de crecer, incluyendo, como no, intereses de demora. Esto es, lo que nos cuentan los periódicos, los programas de noticias en radio y televisión, lo que nos llega de nuestros "representantes democráticamente electos". Más adelante profundizaremos.

LA LEY 54/1997 Y LOS COSTES DE TRANSICIÓN A LA COMPETENCIA (CTC)

Antes de todo ello, se publicó en España la Ley del Sector Eléctrico (Ley 54/1997) atendiendo al proceso de liberalización del sector impuesto por la economía de mercado de la Unión Europea. Las empresas productoras de electricidad con fuentes de energía convencionales (nuclear, hidroeléctrica y carbón) presionaron al regulador diciendo que los precios de venta en el mercado mayorista bajarían y que eso imposibilitaría la recuperación del capital inicial invertido. Dicha presión surtió efecto. El gobierno creó una partida de costes que se incluyó en la tarifa eléctrica de venta para así resarcir a las grandes corporaciones de las "posibles pérdidas" que podrían generar las centrales eléctricas construidas antes de 1997. Así se crearon los Costes de Transición a la Competencia (CTC), que permitían amortizar por completo todas las inversiones realizadas, estableciéndose un pago máximo total de 8.600 millones de euros. Como hemos dicho antes, esta política solo sirvió para acelerar de forma artificial la amortización de los medios de producción de las compañías eléctricas, ya que los precios de mercado se incrementaron (en lugar de reducirse como ellas vaticinaban). Finalmente, el gobierno canceló anticipadamente esta medida en 2006 con un importe total pagado cercano a los 12.000 millones de euros, un 40% más del máximo estipulado. El negocio les salió redondo, amortizaron con total celeridad todos sus activos, y además, se beneficiaron de un superávit que jamás nos fué restituido a los consumidores.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario