jueves, 21 de octubre de 2010

Disparos contra el Pentágono hacen pensar en el comienzo de una guerra civil en Estados Unidos

21/10/2010

Seis disparos a cargo de francotiradores contra las ventanas del Pentágono y el Museo de los Marines, en Washington, interpretados por las fuerzas de seguridad, en principio, como un “suceso aleatorio“, pueden ser, según la inteligencia rusa, la señal del comienzo de una guerra civil en los Estados Unidos.

Los analistas rusos destacan que las fuerzas agresoras debían contar con una alta formación militar, pues utilizaron las técnicas de recolocación y de enmascaramiento del sonido (aprovecharon el paso de un avión militar para realizarlos y así evitar ser identificados).

El suceso se enmarca en la creciente desesperación y hartazgo de la sociedad norteamericana ante la situación económica mientras los bancos que la crearon siguen ganando cantidades escandalosas. Las cifras de venta de armas se han disparado en los últimos meses, lo que los analistas interpretan como una señal de que la población civil está dispuesta a enfrentarse con los cuerpos de seguridad en una batalla en la que participarían los millones de norteamericanos que se han unido a las milicias populares (calificadas falsamente por los medios de comunicación oficiales como “ultraderechistas”, al igual que el movimiento del Tea Party. que lucha por la nacionalización de la Reserva Federal). El año pasado, sin ir más lejos, 57.000 policías se enfrentaron a tiros con ciudadanos armados.

Como prueba de esto último, la revista Time ha publicado en su último número un artículo titulado: ”¿Creará la Reserva Federal una guerra civil?”, en alusión a la nueva prevista ayuda de un trillón de dólares a los bancos, comprándoles sus activos tóxicos y que acabarán de desplomar el dólar, pues es dinero “creado del aire”, sin riqueza real que la apoye. La previsión es que el estallido social que ahora vemos en Francia se quede corto en comparación con la que se espera en Estados Unidos, agravado, por el conocimiento del uso de armas de fuego de la población, como queda reseñado.

La cosa está tan caliente en Estados Unidos que la revista Time (no precisamente radical, sino todo lo contrario) se pregunta en otro artículo si no deberían ir a la cárcel los banqueros por el escándalo de la pérdida de sus casas de tantos norteamericanos al no poder pagar sus hipotecas a manos de unos banqueros que llevaron al estado y, a sus propios bancos, a la bancarrota.

Rafapal

No hay comentarios:

Publicar un comentario