sábado, 4 de septiembre de 2010

NUEVA ZELANDA: DAÑOS SEVEROS Y SAQUEOS POR TERREMOTO

04/09/2010 Actualizado a las 19:52 (hora española)

SYDNEY, 4 (ANSA) - El centro de Christchurch, la segunda ciudad de Nueva Zelanda golpeada el viernes por un terremoto de 7,1 grados de magnitud en la escala de Ritcher, quedó convertida en "zona de guerra", bajo toque de queda, con daños en edificios e infraestructura y episodios aislados de saqueos.
Mientras, la población se preparaba para recibir una tormenta de grandes proporciones, cuya llegada está prevista para mañana, lo que según las autoridades podría agravar la situación.
El sismo causó la muerte de un hombre que sufrió un infarto, mientras varias personas resultaron heridas, entre ellas dos de gravedad. También se produjeron daños severos en varios edificios, en especial en el centro, que fue evacuado por precaución.
Unos 20 temblores, el más grande de 5,3 grados Ritcher, se registraron tras el terremoto, y los sismólogos advirtieron que podrían repetirse otros sismos. En la ciudad fue proclamado el estado de emergencia al menos hasta el lunes y fue impuesto el toque de queda entre las 19 y las 7 del domingo, bajo pena de arresto. La zona céntrica quedó cerrada al público.
El sismo dañó infraestructura clave, como agua, electricidad y gas, mientras el aeropuerto internacional permaneció cerrado hasta el mediodía, provocando retrasos en 11 vuelos internacionales y 77 domésticos.
La policía informó que se reportaron episodios de saqueo y que hubo arrestos.
Tras el sismo, la amenaza llega ahora con una tormenta con ráfagas de hasta 130 kilómetros por ahora que podría agravar la situación. Su llegada está prevista para mañana.
Según el premier neocelandés, John Key, que se dirigió a la zona en avión junto al ministro de Defensa, John Carter, demandará semanas o meses evaluar la dimensión de los daños, en especial los de tipo estructural. La reconstrucción de la ciudad puede costar mil millones de dólares, dijo.
Key elogió a los ciudadanos de Christchurch por haber mantenido la calma y a los operadores de Defensa Civil por la celeridad con que trabajaron.
"Fue un milagro absoluto que nadie haya muerto en un terremoto así de violento, en una zona densamente poblada del país", declaró. (ANSA). MRZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario