jueves, 16 de septiembre de 2010

Francia:Diez razones para decir no: los verdaderos efectos de la contrarreforma de las pensiones

16/09/2010

Politis


El nivel de las pensiones bajará y penalizará a los asalariados

A pesar de las repetidas promesas de no rebajar el nivel de las pensiones, la reforma prevista por el gobierno tendrá las mismas consecuencias que las de 1993 y 2003: una disminución importante del porcentaje de las pensiones con respecto a los salarios. El retraso de la edad legal de la jubilación de 60 a 62 años en 2018 y el aumento del período de cotización a 41,5 años en 2020 harán mucho más difíciles las condiciones para acceder a la jubilación. Puesto que la edad media del cese de la actividad es inferior a los 59 años y que las dos terceras partes de los asalariados ya están fuera del empleo a los 60 años, los que conserven un empleo deberán trabajar durante más tiempo, los demás se verán inmersos en la precariedad no pudiendo cotizar a pesar de que se les quiera obligar a ello.

El proyecto acentúa todavía más la injusticia retrasando hasta los 67 años, la edad en que se tendrá derecho a la jubilación sin descuentos. Por lo tanto, el gobierno no tiene en absoluto en cuenta el hecho de que a los 60 años, la esperanza de vida con buena salud es la mitad de la esperanza de vida normal. Habría que preguntarse si, al querer encontrar una « solución demográfica » a un problema que no lo es, lo que se busca no es en primer lugar la interrupción de la tendencia al alargamiento de la esperanza de vida.

Las desigualdades no se reducirán sino que se agravarán

Todo se conjuga para perpetuar las discriminaciones de las que son víctimas las mujeres. Actualmente, las mujeres perciben una pensión que no representa en promedio más que el 62% de la de los hombres si se incluyen los mecanismos de solidaridad y el 53% si éstos no se incluyen. Bajos salarios, carreras discontinuas, bajas pensiones y mayor edad de jubilación para no sufrir descuentos, ninguno de estos hándicaps se atenuará con la reforma en curso. Efectivamente, los dispositivos de aumento fueron diezmados para las funcionarias en 2003 (6 meses en lugar de un año, por hijo) y para las trabajadoras del sector privado en 2009 (1 año en lugar de 2, por hijo, pudiendo compartir con el padre el segundo año). La posibilidad de incluir durante la baja por maternidad un trimestre de indemnización en el cálculo del salario de referencia para la pensión, no compensará en absoluto las degradaciones precedentes. El proyecto de reforma penalizará también a las madres funcionarias, suprimiendo, a partir de 2012, su derecho a una jubilación anticipada si tienen tres hijos.

Las carreras largas y la peligrosidad son ignoradas

La agravación de las desigualdades va a producirse también a través de las medidas relativas a las carreras largas y la peligrosidad, que conciernen sobretodo a los asalariados que hayan pasado su vida con salarios bajos o muy bajos.

El dispositivo de la ley de 2003 había permitido a los asalariados que habían empezado a trabajar pronto a jubilarse antes de los 60 años: 100.000 por año se habían beneficiado de ello. El gobierno ha juzgado que era demasiado, con la nueva reforma tendrán que esperar dos años más y el número de beneficiarios quedará disminuido a la mitad a partir del 2011.

El Medef puede estar satisfecho del tratamiento de la peligrosidad: solamente se tomará en consideración caso por caso, siendo el asalariado quien debe demostrar con certificado médico que su trabajo ha sido peligroso. La peligrosidad del trabajo se trata como una cuestión de invalidez física, puesto que será necesario un grado de incapacidad de como mínimo un 20% para que esta noción sea reconocida.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario