domingo, 5 de septiembre de 2010

30 estadísticas que demuestran que la elite se enriquece, los pobres se empobrecen y la clase media es destruida

05-09-2010

The Economic Collapse

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


No a todos les ha ido tan mal durante la confusión económica de los últimos años. De hecho, hay algunos estadounidenses a los que les ha ido realmente bien. Mientras la vasta mayoría tenemos dificultades, existe un pequeño segmento de la sociedad al que al parecer le va mejor que nunca. Esto lo reflejó un reciente artículo en CNBC que señala que a compañías que sirven a estadounidenses de a pie les va bastante mal ahora mismo, mientras que en general compañías que comercializan artículos y servicios de lujo se desempeñan excepcionalmente bien. ¿Por qué entonces no se suben los consumidores estadounidenses al carro de las compras? Bueno, parece que hay numerosos estadounidenses que no pueden gastar mucho dinero ahora mismo y otros dudan mucho antes de hacerlo. Una cantidad sorprendentemente elevada de estadounidenses siguen sin tener trabajo, y muchos otros estadounidenses, sienten un temor muy real a que los tiempos económicos muy difíciles vuelvan pronto. Por otra parte, hay un porcentaje significativo de estadounidenses que despilfarran dinero en artículos y servicios de lujo como si la economía hubiera repuntado totalmente y se pudiera comenzar la fiesta. ¿Qué diablos pasa exactamente en este país?

Bueno, en 2010 la vida es muy, muy diferente según seas un “poseedor” o un “desposeído”. El reciente artículo en CNBC al que me refiero lo describe como sigue:

En 2010 los gastos de consumo en EE.UU. se han convertido en una historia de dos ciudades, con todo un segmento de consumidores que derrochan con confianza en las mejores cosas de la vida, mientras otro segmento, preocupado por el desempleo y con poco o ningún ingreso disponible, gasta sólo en las necesidades esenciales.

¿Por qué sucede algo semejante?

Sucede porque los ricos se están enriqueciendo y tienen mucho dinero para comprar cosas y los pobres se empobrecen y tienen menos dinero que nunca para gastar.

En caso de que no hayáis prestado atención durante las últimas dos décadas, lo que tenemos actualmente en EE.UU. es un sistema diseñado para canalizar la mayor cantidad de riqueza posible a las manos de la elite.

Lo que tenemos en EE.UU. en 2010 no es capitalismo. En su lugar, hemos creado un sistema en el cual las leyes han sido ajustadas para asegurar que la elite del poder y sus grandes corporaciones dominantes siempre ganen.

¿Por qué creéis que tantas de las corporaciones más grandes de EE.UU. pagan tan pocos impuestos?

¿Por qué creéis que tantas entre ellas reciben tantos subsidios, ventajas fiscales y rescates del gobierno?

Ya no tiene que ver con competencia.

Tiene que ver con el amaño del juego a su favor.

La elite del poder y las corporaciones gigantes que controla gastan millones y millones en cabildeo y en donaciones a las campañas electorales y esperan un gran rendimiento de esa inversión.

Consideremos un ejemplo. Mucha gente da por supuesto que Barack Obama y los demócratas son contrarios a los negocios. ¿Verdad?

Bueno, ¿por qué entonces algunos de los mayores donantes de Barack Obama son las mismas corporaciones que están recibiendo gigantescos rescates, obteniendo beneficios récord y pagando a sus empleados miles de millones de dólares en bonificaciones?

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario