sábado, 7 de agosto de 2010

Subsidios del Norte benefician a la realeza

Ayudas agrícolas para grandes compañías y terratenientes como el príncipe Alberto de Mónaco o la reina Isabel II de Gran Bretaña

07-08-2010

Julio Godoy
IPS


Los subsidios de los países del Norte industrializado a su agricultura crecieron de nuevo en 2009, beneficiando a las más grandes compañías y a terratenientes como el príncipe Alberto de Mónaco y la reina Isabel II de Gran Bretaña.

El último incremento se produjo a pesar de repetida y consistente evidencia de que esas subvenciones distorsionan el comercio internacional y contribuyen a destruir la subsistencia de los granjeros pobres en el Sur en desarrollo, especialmente en África.

Según un nuevo estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los subsidios agrícolas en el Norte crecieron el año pasado unos 252.500 millones de dólares, representando 22 por ciento de los ingresos brutos de los productores, cuando en 2008 constituían 21 por ciento.

El estudio titulado, "Políticas agrícolas en países OCDE bajo la lupa", concluyó que, en el periodo que va de 2007 a 2009, los productores de la Unión Europea (UE) recibieron un promedio de 23 por ciento de sus ingresos brutos del apoyo financiero estatal. La OCDE representa a los 30 países más industrializados de planeta, incluyendo a Estados Unidos y a la mayoría de los miembros del bloque europeo.

Los subsidios para los agricultores en los países de la OCDE han sido centro de acalorado debate por años, tanto a nivel de la UE y de Estados Unidos como en el más amplio marco de la Organización Mundial del Comercio y su estancada Ronda de Doha.

La UE gasta unos 75.000 millones en subsidios para la agricultura, incluso cuando el sector representa apenas alrededor de dos por ciento del producto interno bruto total del bloque. Este régimen sólo cambiará en 2014.

La nueva información de la OCDE desató aun más controversia, sobre todo al constatarse que las mayores compañías agrícolas e incluso algunas monarquías europeas eran las más beneficiadas.

"Los subsidios de la UE para la agricultura son una vergüenza", dijo a IPS Marita Wiggerthale, de la oficina alemana de la organización humanitaria Oxfam. Citó el ejemplo de los subsidios a la leche, que forman parte de la política agrícola del bloque europeo.

Debido principalmente al exceso de oferta, los precios europeos de la leche a inicios de 2009 eran extremadamente bajos, de menos de 0,20 euros el litro. En vez de reducir la producción para estabilizarlos, la UE reintrodujo subsidios para el sector ese año en apoyo a sus productores.


Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario