sábado, 21 de agosto de 2010

Paraguay: Ley Antiterrorista = Cazar Enemigos del Sistema Capitalista

21/08/2010

Esta Ley está para desarticular a las organizaciones sociales y en estos momentos hay un proceso de desarticulación, por un lado algunos cambiaron de estrategia y deciden meterse al Estado.
El derrumbe de las torres gemelas de los Estados Unidos, ocurrido el 11 de setiembre del 2001, dio paso al país del norte a aplicar una serie de estrategias de dominación militar sobre el resto del mundo, estrategias que ya venían siendo estudiadas con antelación al supuesto atentado terrorista. B ajo la excusa de “la guerra preventiva” el gobierno encabezado por George W. Bush apuntó sus misiles contra Irak para tomar control de Medio Oriente y re oriento su política represiva en América Latina.

Basado en su poderío militar Estados Unidos re lanzaba una campaña del “BIEN y el MAL”, los países que estaban con ellos serían los buenos y los que no, serían los malos, dividir el mundo entre terrorista y no terrorista y esto correría para todos, para personas, organizaciones y naciones. El discurso de Bush al mundo era muy claro: “o están con nosotros o están con el terrorismo”.

El 24 de octubre del 2001 el Congreso de Estados Unidos aprobó el Acta Patriótica (Us Patriotic Act) o Ley Anti Terrorista, con el fin de buscar a los “enemigos” en el interior de su propio país y en el resto de los países; para facilitar la tarea de lucha contra los terroristas, se impone a todos los gobiernos bajo el mando del imperio norteamericano una Ley Antiterrorista inspirada por supuesto en la “Ley madre”, es decir la de Estados Unidos, Ley, que como comenta Stella Calloni: “No sólo significó poner bajo control y vigilancia- con impunidad total- a la población estadounidense, con posibilidad para los servicios de inteligencia de invadir la propiedad privada, anular las autonomías universitarias, permitir las cárceles secretas, los jueces sin rostro, la detención y desaparición por tiempo indeterminado de sospechosos, pasibles de ser interrogados con los métodos que sus captores crean necesarios. También autorizaba -en los superpoderes al gobierno- mantener campos de concentración como los de Guantánamo, el secuestro de cualquier persona tanto en Estados Unidos como en todo el mundo, su traslado ilegal de un país a otro, sin posibilidad de defensa. También es posible aplicar castigos a los abogados que intentan defender a los prisioneros y que pueden ser incluidos en las listas de los sospechosos. El Acta Patriótica posibilita todo tipo de acción ilegal sin que se deba rendir cuenta ante ninguna institución. La acusación de “sospechoso” de terrorismo o de pertenecer a alguna asociación, aunque sea absolutamente pacífica, o que tenga lazos familiares o de nacionalidad con quien se considere “enemigo”.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario