martes, 17 de agosto de 2010

No se deje engañar: los españoles, entre los europeos que más impuestos pagan

17/08/2010

Beatriz Amigot

Cada vez que el Gobierno anuncia que va a subir los impuestos utiliza como justificación que la presión fiscal en España es de las más bajas de Europa. Ya lo hizo hace un año cuando se anunció la supresión de la de los 400 euros, el aumento del IVA y una subida de tipos para las rentas más altas y lo ha vuelto a hacer estos días el ministro de Fomento, José Blanco. Pero este argumento no es válido porque si se miran los detalles, los españoles están entre los europeos que más se rascan el bolsillo para pagar a Hacienda. La presión fiscal y el verdadero esfuerzo fiscal nada tienen que ver.

Es cierto que la presión fiscal ha caído mucho en los últimos ejercicios, ha pasado del 37,2% del PIB en 2007 al 33,1% un año después, y esta tasa se sitúa lejos de otros socios europeos como Francia (42,8%), Alemania (39,3%), Reino Unido (37,3%) o la media de la UE-15 (41%). En consecuencia, el Ejecutivo deduce que hay margen para elevar los tributos. Pero, ¿qué trampa esconde este razonamiento?

La presión fiscal es el resultado de dividir la recaudación total (incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social) por el Producto Interior Bruto. Una vez dicho esto, los expertos coinciden en que hay mucha demagogia en este asunto y que la presión poco tiene que ver con las subidas o bajadas de impuestos, sino que sobre todo varía por la caída de la recaudación y ésta a su vez se explica por el ritmo de crecimiento de la economía y del fraude.

De hecho, en teoría existe un multiplicador según el cual por cada punto que varía el PIB los ingresos cambian 1,1 puntos (si el año pasado la economía cayó 3,6 puntos la recaudación debería haberse recortado 4,7). Sin embargo, el pasado ejercicio la caída de la recaudación fue muy superior y se ingresaron 29.430 millones menos que el año anterior (-17%). Los expertos mantienen que esta divergencia de cifras se explica por el fraude.

"En 2008 y 2009 no ha habido rebajas impositivas y si en España la recaudación ha caído mucho más que en otros países europeos sólo se explica por una escalada de la economía sumergida. Si se combatiera ese lastre se conseguiría recaudar unos 38.500 millones anuales, 3,8 puntos del PIB, con lo que la presión fiscal en España subiría hasta el 37,7% (más cerca del 41% que hay de media en la UE 15)", explica José María Mollinedo, secretario general de Gestha.

Para Juan Carlos López Hermoso, presidente de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), "se está confundiendo recaudación baja con impuestos bajos y eso no es así. Si se suben los impuestos seguirán pagando más los mismos, lo que hay que hacer es aumentar la recaudación. Y eso se consigue generando actividad económica y luchando contra el fraude eliminando, por ejemplo, el sistema de módulos y que la gente pague porque lo que realmente gana".

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario