jueves, 5 de agosto de 2010

Libertad de expresión, el "efecto silenciador" de los grandes medios de comunicación

05-08-2010

Venicio Lima
Carta Maior
Traducido del portugués para Rebelión por Marga Durán




La prohibición del debate verdaderamente público de cuestiones relativas a la democratización de las comunicaciones por los grandes grupos dominantes de los medios, funciona como una censura disfrazada. Este es el “efecto silenciador” que el discurso de los grandes medios provoca exactamente en relación a la libertad de expresión que simulan defender.



Desde la convocatoria de la 1ª Conferencia Nacional de Comunicación (CONFECOM), en abril de 2009, los grandes grupos de los medios y sus aliados decidieron intensificar la estrategia de oposición al Gobierno y a los partidos que lo sustentan. En esa estrategia –asumida por la presidenta de la ANJ y superintendente del grupo Hoja – uno de los puntos consiste en alardear públicamente de que el país vive bajo la amenaza constante de la vuelta a la censura y de que la libertad de expresión, [que es, sin más, la libertad de prensa] corre un serio riesgo.


Además de la satanización de la propia CONFECOM, son ejemplos recientes de esa estrategia la violenta resistencia al PNDH3 y el carnaval hecho en torno de la primera propuesta del programa de Gobierno entregado al TSE por la candidata Dilma Roussef ( ver, por ejemplo, la cubierta, el editorial y la materia interna de la revista ‘Veja’, edición n. 2173).


La libertad – el eterno tema de combate del liberalismo clásico – está en el centro de la “batalla de las ideas” que se frena día a día, a través de los grandes medios, y se transforma en poderoso instrumento de la campaña electoral. A veces, parece incluso que volvemos, en Brasil, a los superados tiempos de la “guerra fría”.


El efecto silenciador

En este contexto, es oportuna y apropiada la relectura de “La ironía de la Libertad de Expresión” (Editorial Renovar, 2005), pequeño y magistral libro escrito por el profesor de Yale Owen Fiss, uno de los más importantes y reconocidos especialistas en la “Primera Enmienda” de los Estados Unidos.


Fiss introduce el concepto de “efecto silenciador” cuando discute que, al contrario de lo que pregonan los liberales clásicos, el Estado no es un enemigo natural de la libertad. El Estado puede ser una fuente de libertad, por ejemplo, cuando promueve “la robustez del debate público en circunstancias en las que los poderes fuera del Estado están inhibiendo el discurso. Puede tener que asignar recursos públicos - distribuir megáfonos – para aquellos cuyas voces no serían escuchadas en la plaza pública de otra manera. Puede incluso tener que silenciar las voces de algunos para que se oigan las voces de los otros. Algunas veces no hay otra forma” (p.30).

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario