sábado, 7 de agosto de 2010

La 'rave' de los amos del mundo

08/08/2010Reagan (izquierda) y Nixon (derecha) en el Bohemian Grove (1957).


Planear guerras, diseñar exterminios, crear crisis mundiales, llenar las calles de cámaras y ponernos chips bajo la piel para controlarnos... La vida de los amos del mundo es de lo más estresante. Por eso no tiene nada de particular que de vez en cuando queden para liarla parda. Así, la segunda quincena de julio se celebra cerca de San Francisco una reunión sólo para hombres (blancos) conocida como Bohemian Grove. Dos semanas en las que 'los que mueven los hilos' en EEUU (y algún invitado extranjero) conspiran, trapichean, especulan, medran... se ponen hasta el ojal, hacen ceremonias satánicas, se visten de mujer y se dan por detrás. Mucho mito pero, como siempre, con sus gotitas de verdad. Si el presidente Herbert Hoover la calificó en su día como "la mejor fiesta para hombres del planeta" sería por algo.

Bohemian Grove es un recinto de un millar de hectáreas situada en Sonoma County (California). Es la sede de verano del Bohemian Club ('El Club de los Bohemios'), una sociedad fundada en 1872 por periodistas, escritores, artistas... de ahí el nombre (Mark Twain o Jack London fueron algunos de sus ilustres miembros y Oscar Wilde uno de sus invitados de lujo). La idea de crear una especie de Edén para intelectuales vividores era buena pero las instalaciones una ruina, así que decidieron invitar a gente con dinero e influencia que, a cambio de un donativo, podrían pasarse por la zona. Poco a poco, la iniciativa derivó en otra cosa: un club de gente (apodados los 'bohos') con pasta e influencias que se reunían unos días al año para pasárselo bien, hablar de su cosas, y hacer proselitismo y negocios.

Y ese es el espíritu que se ha mantenido desde entonces: lo más de lo más del gobierno, las finanzas, los medios de comunicación, la política, el arte... ha pasado por ahí. Por supuesto, la discreción siempre ha sido la marca de la casa. En primer lugar, porque hasta la invención del Facebook a nadie le hacía gracia que exhibieran fotos suyas puesto hasta las cejas. Por otra, la presencia de los capos de los medios de comunicación. Un ejemplo: cuando Dirk Mathison, de People, se inflitró, se topó con dos ejecutivos de Times Warner. La historia nunca se publicó.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario