jueves, 15 de julio de 2010

Vamos tener que volver a alumbrar las casas con Candiles y Velas como antigüamente. Lavar la ropa y fregar los platos a mano, etc!!!!!

Dictadura a la vista!!!! Y al pueblo que no se nos ocurra protestar que a la mínima ya sacan el ejercito a las calles!!!
A la vista de lo que están haciendo los políticos, alguien sigue pensando que estamos en una Democracia???


El Gobierno tramita un decretazo para subir la luz sin atenerse a plazos

El texto, que estudia la CNE, permitirá encarecer la electricidad en cualquier momento en lugar de cada seis meses y abre la puerta a un alza en octubre

ANA I. SÁNCHEZ / MADRID
Día 15/07/201020 comentarios

Las eléctricas están de enhorabuena. El Ministerio de Industria ha elaborado una propuesta de real decreto para la revisión de las tarifas o peajes de acceso a las redes de transporte y distribución de la luz —la mitad del importe del recibo— por el que se establece que el Ejecutivo podrá actualizar este coste «anualmente, o cuando las circunstancias especiales lo aconsejen». En la práctica, el texto otorga al Gobierno capacidad para elevar el recibo cuando lo considere oportuno, sin estar sujeto a una periodicidad concreta como sucede ahora.

El borrador de la norma, al que ha tenido acceso ABC, se está tramitando por el procedimiento de urgencia y se encuentra ya en poder de la Comisión Nacional de Energía (CNE) que elabora el informe preceptivo, de forma que puede estar aprobado antes de que acabe el mes. Con este cambio legal —hasta ahora la actualización de las tarifas y peajes de acceso era semestral— el

Ejecutivo abre la puerta a elevar la factura eléctrica el 1 de octubre, en lugar del 1 de enero de 2011, tal y como viene informando este diario desde el martes. Con ello, llegaría a su fin la congelación del recibo de la luz lanzada hace apenas quince días —el 1 de julio— tras el pacto iniciado por Industria y el Partido Popular.

A cuenta de las tarifas o peajes de acceso, los hogares españoles pagan las primas de las energías renovables, el «stock» estratégico del combustible nuclear, el sobrecoste de los sistemas eléctricos de Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias o el mantenimiento de la Comisión de Energía.

Costes la mayoría de ellos cuyo cargo en el recibo de la luz está rodeado de polémica ya que obedecen a políticas industriales o de solidaridad territorial, sin que haya justificación para su pago vía factura eléctrica. De hecho, en reiteradas ocasiones tanto el sector como los consumidores e incluso el propio regulador han solicitado al Gobierno que derive parte de ellos a los Presupuestos Generales del Estado, como fórmula para que el recibo de los consumidores sea más asequible y más coherente.

El texto establece que en los supuestos señalados —«anualmente o cuando circunstancias especiales lo aconsejen»— el recibo podrá revisarse «previos los trámites e informes oportunos».

Pero «sin perjuicio de lo anterior», reza el documento, podrá actualizarse directamente en tres casos: «cuando se produzcan eventuales desfases temporales por desajustes en las liquidaciones de las actividades reguladas en el sector eléctrico»; «cuando se produzcan cambios regulatorios que afecten a los costes regulados que se integren en las tarifas o peajes de acceso»; y «hasta el 1 de enero de 2013, cuando los peajes de acceso serán suficientes para satisfacer los costes regulados» como consecuencia de las sucesivas subidas del recibo. La propuesta deroga «cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan» a su contenido, y tras pasar por la CNE será elevada a Consejo de Ministros para su aprobación y publicación el BOE. Al día siguiente, entrará en vigor.
Compensación al sector.

El Departamento de gobierno que dirige Miguel Sebastián justifica la necesidad de este cambio regulatorio en «la situación actual del sector eléctrico». Y es que la nueva normativa busca compensar al sector por las incertidumbres desatadas a raíz del pacto iniciado entre PP e

Industria, que paralizó todas las decisiones energéticas pendientes y costó a las compañías fuertes caídas en Bolsa y serias advertencias desde las agencias de calificación. Las conversaciones no sólo congelaron las tarifas, sino también la búsqueda de emplazamiento para el cementerio nuclear y el recorte de primas a las renovables, de las que el futuro de las fotovoltaicas aún es una incógnita. Todo ello sin previo aviso y vulnerando la promesa de que estos tres problemas estarían resueltos el 1 de julio. El mercado castigó la improvisación del

Gobierno, ya que el sector eléctrico necesita estabilidad regulatoria dado lo intensivo en capital de sus inversiones. Ahora sí, los bolsillos de los consumidores españoles pueden prepararse.

ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario