sábado, 17 de julio de 2010

Sorpresas en el día después de la Renta

17.07.2010 José Mª López Agúndez

No todos los contribuyentes se quedan tranquilos después de presentar en plazo la declaración del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF).

El escenario de posibilidades es bastante abierto: se pueden detectar errores a posteriori, Hacienda tiene las facultades para iniciar una inspección o incluso el contribuyente se encuentra con que la declaración a devolver no se ingresa.

Como explica a EXPANSIÓN Luis E. Rodríguez Otero, senior manager de Deloitte Abogados y Asesores Tributarios, “al contribuyente le surgen a menudo múltiples cuestiones” después del 30 de junio. Uno de sus temores, aunque no el único, es la posible inspección de Hacienda. Este experto apunta como ejemplo que “las directrices del Plan General de Control Tributario para 2010 han sido aprobadas por la resolución de 12–I–2010 de la Agencia Tributaria”.

El Plan Parcial de Inspección, puntualiza Rodríguez Otero, “presta especial atención a los profesionales que presenten signos externos relevantes de una elevada capacidad económica no acorde con los niveles de rendimiento declarado, plusvalías, operadores del sector inmobiliario, operaciones con paraísos fiscales o realizadas con billetes de alta denominación, etc.”.

- ¿Existe un plazo para que Hacienda realice las devoluciones? ¿Se puede reclamar si se incumple?
Sí. El plazo es de seis meses desde el término del plazo de presentación de las declaraciones o desde la fecha de la presentación si ésta fue extemporánea. Durante este lapso de tiempo, podrá notificar la liquidación provisional que confirme o rectifique el importe de la devolución solicitada. Si pasan los seis meses sin que la Administración pague, se aplicará el 5% de interés de demora tributario al importe de la devolución solicitada.

- ¿Qué pasos hay que dar si llega una liquidación provisional de Hacienda? ¿Cómo se recurre?
El contribuyente tiene un plazo de diez días hábiles para comparecer, aportar la documentación requerida y la que considere conveniente o realice alegaciones. El procedimiento de comprobación limitada o de verificación de datos finaliza por resolución expresa de la Administración confirmando o rectificando la propuesta de liquidación provisional notificada, contra la que puede presentarse un recurso de reposición o una reclamación económico-administrativa. El contribuyente puede realizar el pago de la cuantía indicada o solicitar la suspensión del pago de la deuda hasta que se resuelva el recurso.

- ¿Qué es una liquidación paralela?
Son aquellas liquidaciones provisionales practicadas por oficinas gestoras –no inspectoras– que, comparando las autoliquidaciones del contribuyente, detectan ciertos errores u omisiones.

Leer más...

Los Técnicos de Hacienda critican un trato favorable de Economía a las Grandes fortunas

No hay comentarios:

Publicar un comentario