viernes, 23 de julio de 2010

La guerra apoyada por EEUU en Somalia llega a Uganda, amenazando con incendiar toda la región

23-07-2010

Glen Ford
Black Agenda Report
Traducido para Rebelión Por Mariola y Jesús María García Pedrajas




La guerra de EEUU contra Somalia se extiende alrededor, y “se ha ampliado ahora a Uganda,” el aliado de EEUU que, “con la minoría tutsi en el poder dictatorial en Ruanda, es la fuerza mercenaria más fiable de EEUU en el África Negra.” Etiopía y Kenia se preparan para unirse a Uganda en una ofensiva contra la resistencia somalí, para salvar el mini-estado marioneta de EEUU en Mogadiscio.

“Las bombas en Kampala deben entenderse dentro del contexto de una planeada extensión de la guerra en Somalia.”

Las bombas que explotaron en Kampala a principios de mes, asesinando a 76 personas y desatando una ola de arrestos y deportaciones por parte del régimen ugandés, no son más que las consecuencias de la guerra promovida por EEUU en Somalia. Los medios corporativos de EEUU suelen evitar decir, de manera rutinaria, que el ejército ugandés y otros aliados africanos de EEUU son los que evitan que el ridículo mino gobierno apoyado por EEUU sea expulsado de los pocos vecindarios que todavía controla en Mogadiscio, la capital somalí. El resto del sur y el centro de Somalia pertenece a Shabab y otro grupo islamista, que han ganado sus credenciales nacionalistas luchando contra las tropas etíopes que invadieron Somalia con un apoyo total de EEUU en 2.006. la invasión interrumpió un breve periodo de relativa paz en Somalia y dejó inmerso al país en lo que los funcionarios de las Naciones Unidas han llamado la “peor crisis humanitaria de África – peor que Darfur.”

Shabab ha justificado los ataques con bomba en Uganda argumentando que las tropas ugandesas han estado asesinando civiles somalíes durante años. Bajo el disfraz de las fuerzas de paz de la Unión Africana, los soldados ugandeses y burundeses han mantenido abierta la carretera al aeropuerto de Mogadiscio, el hilo que mantiene al régimen somalí conectado a las armas y suministros de EEUU. Pero el estado marioneta es un gobierno sólo de nombre, sin el apoyo popular para formar un ejército capaz de de defenderse a si mismos. La facción que se mantiene en el poder se ha visto reducida a reclutar niños soldados de hasta 12 años, provocando que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas amenace con sanciones. De todos los estados del mundo, sólo EEUU y Somalia no han ratificado la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, que ilegaliza el uso de niños soldados.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario