lunes, 5 de julio de 2010

Especial sobre presencia de fuerza naval norteamericana en Costa Rica

05/07/2010

Nuestra solidaridad con el pueblo de Costa Rica.


FRENADESO Noticias 3 de julio de 2010.

Especial sobre presencia de fuerza naval norteamericana en Costa Rica


Edgar Morales es miembro de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) y de la Central Social Juanito Mora Porras, es Coordinador de la Mesa Nacional de Costa Rica de la Plataforma Sindical Común Centroamericana (PSCC).

El compañero Morales denuncia la aprobación por parte de Diputados oficialistas del ingreso a territorio tico de una flota militar norteamericana, sin mediar ningún tipo de consulta con las fuerzas vivas de este país.

Se trata de una ofensa a la dignidad y soberanía de Costa Rica y América Latina.

FRENADESO Noticias agradece al compañero Morales esta entrevista para darla a conocer a nuestro pueblo y a la comunidad internacional. Nuestra solidaridad con el pueblo costarricense.

Ofrecemos el siguiente reportaje de Nuestro País de Costa Rica:

Temor en Costa Rica por presencia militar y agenda de guerra de Estados Unidos


Más de 13 mil "marines" y civiles llegarán con permiso de Asamblea Legislativa

San José (elpais.cr) - La presencia de 13.329 soldados y civiles de los Estados Unidos, en una supuesta lucha contra el narcotráfico, movilizados en 46 buques de la Armada, y con el apoyo de más de 200 helicópteros ha generado el rechazo en diversos sectores políticos costarricenses.

Para tal fin, diputados de los partidos Liberación Nacional (PLN), de Renovación Costarricense (RC), y el cogobernante Movimiento Libertario (ML), aprobaron este jueves un permiso de atraque a la mayor fuerza naval de los Estados Unidos en Costa Rica, desde 1821, año de la independencia de esta nación.

La presencia hasta diciembre próximo de esa flota en el océano Pacífico y Mar Caribe, en aguas de la zona económica de Costa Rica compromete severamente a este país, advirtió la Comisión Nacional de Enlace, del Movimiento Popular.

Agregó que ese compromiso involucra a Costa Rica en muchos niveles, especialmente porque lo adhiere a los planes y a la agenda de guerra del gobierno de Estados Unidos y de paso convierte nuestro territorio en un objetivo militar.

“La historieta vendida por el gobierno de Laura Chinchilla de que esa avanzada militar viene a luchar contra el narcotráfico y que los “marines” vienen a construir escuelitas no se la cree nadie”, apuntó la Comisión.

Aseguró que “esta nueva fase, la ocupación militar, es una consecuencia directa derivada de los compromisos adquiridos en el capítulo de seguridad en el marco del TLC, firmado por Oscar Arias, que ya había convertido a Costa Rica en un protectorado de EEUU”.

Por otro lado, aseguró que con esta acción, el gobierno de Laura Chinchilla se suma abiertamente al Plan Colombia y a la agenda de agresión y guerra contra la República Bolivariana de Venezuela y otros países suramericanos amenazados abiertamente por Estados Unidos.

Entre tanto, el jefe de fracción del opositor Partido Acción Ciudadana (PAC), Juan Carlos Mendoza, declaró a emisoras locales que si bien es cierto no todo el contingente llegará a aguas costarricenses, se abre un "abanico" de posibilidades.

Según Mendoza, el convenio con Estados Unidos es para operaciones policiales en la lucha contra el narcotráfico y no para naves militares.

"El tipo de armamento hace suponer que estas operaciones son más de carácter militar que de combate al narcotráfico", aseguró el diputado.

El permiso acordado por los diputados oficialistas reza que "el personal de los Estados Unidos en Costa Rica podrá disfrutar de libertad de movimiento y el derecho de realizar las actividades que considere necesarias en el desempeño de su misión".

Este punto también ha sido criticado por diputados opositores, pues lo ven como un riesgo para la soberanía del país.

"Les damos el derecho para que hagan lo que les dé la gana en el territorio nacional siempre que consideren que sea necesario para cumplir su misión", declaró el legislador del opositor Partido Frente Amplio, José María Villalta.

“El Gobierno de Costa Rica renuncia a presentar cualquier reclamo por daño, pérdida o destrucción de la propiedad de otro, lesiones o muerte del personal de ambos que surgieran de las actividades", indicó Villalta en la sesión legislativa que discutió el permiso.

Carlos Góngora, el único diputado oficialista que habló tras la votación dijo que él apoya la iniciativa, “ya que Venezuela le está comprando armas a Rusia, y para evitar que los narcotraficantes vendan drogas a los chiquitos frente a las escuelas”.

Entre tanto, un grupo de ciudadanos hace un llamado a todos los costarricenses a que firmen una nota que será enviada los diputados para que anulen el permiso.

“Consideramos que la autorización otorgada es excesiva y desproporcionada dentro del acuerdo de cooperación internacional de lucha contra el narcotráfico, y va en contra del espíritu antimilitarista y pacifista que ha caracterizado a nuestro país desde hace más de 60 años, cuando se tomó la acertada decisión de abolir el ejército”, precisa el texto.

Además, considera que la experiencia de los últimos años indica que no sólo los narcotraficantes violan la soberanía nacional, al irrespetar el espacio aéreo y marítimo de Costa Rica, y al corromper a políticos y miembros de los poderes públicos, sino que también, y en mucho mayor grado, lo hacen los cuerpos de seguridad norteamericanos, tanto cuando se dedican a combatir el narcotráfico como cuando deciden promoverlo o al menos tolerarlo, por supuestos imperativos de seguridad nacional.

Kaos en la Red

Ver Video:

Especial 3 de Julio 2010.mp4

No hay comentarios:

Publicar un comentario