jueves, 22 de julio de 2010

El petróleo de BP envenena la cadena alimentaria

22-07-2010

Dahr Jamail
IPS
Los crustáceos del Golfo de México crecen con gotas de crudo en su interior, las aves empetroladas sirven de alimento a los coyotes y los tiburones se asfixian cuando el petróleo que tragan tapona sus branquias.



Dentro de las valvas de diminutos cangrejos azules que apenas están dejando de ser larvas se han hallado gotitas de petróleo, dice a este reportero Harriet Perry, directora del Laboratorio de Investigaciones de la Costa del Golfo en la Universidad de Mississippi del Sur, Estados Unidos.

Esos cangrejos se trasladan de las aguas del Golfo a los pantanos de la costa de Mississippi.

Muchas especies de peces y aves se alimentan de estos jóvenes cangrejos. Y este es apenas uno de muchos ejemplos sobre cómo el petróleo que empezó a derramarse en abril tras al accidente de British Petroleum (BP) ya hace estragos en la cadena alimentaria.

Jonathan Henderson, que organiza campañas de resiliencia costera en la internacional Gulf Restoration Network (red de restauración del Golfo), explica que muchas aves cubiertas de crudo sirven de alimento a los coyotes, que a su vez son ingeridos por los lagartos.

"¿Sabe cómo mata el petróleo a los pelícanos?" pregunta Dean Wilson, director ejecutivo de Atchafalaya Basinkeeper.

"Abren las alas para secarlas al sol, pero en realidad se cocinan al sol. Miles de aves están muriendo así por culpa de la codicia de una empresa extranjera" explica.

La organización que lidera se dedica a preservar los ecosistemas de la cuenca del río Atchafalaya, en la costa del sudoriental estado estadounidense de Louisiana. El petróleo comenzó a diseminarse por el Golfo de México el 20 de abril, cuando la plataforma de exploración Deepwater Horizon, que BP arrendaba a la firma suiza Transocean, sufrió una explosión y, dos días después, se hundió. Al cierre de esta edición, la empresa anunció que había logrado tapar la perforación y frenar el derrame. Wilson señala la falta de voluntad de BP para ejecutar las medidas necesarias para proteger la naturaleza.

Por ejemplo, asegura, BP no rescata a los pollos cuyos padres están cubiertos de petróleo y no permite que ambientalistas como él socorran a los animales.

"Para criar a los pollos se necesita a los dos progenitores. Si uno de queda cubierto de petróleo, el otro solo no puede hacerse cargo a la vez de las crías y la búsqueda de alimentos, y éstas mueren", describe Wilson.

Según él, la cantidad de pollos muertos ya equivale a la de pelícanos rescatados, y estos últimos son "apenas la punta del iceberg".

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario