martes, 6 de julio de 2010

Colegio concertado adoctrina a niños/as de cuatro años en los valores simbólicos del Nacional-Catolicismo

06/07/2010
O.P: ES IMPRESIONANTE QUE ESTO SIGA SUCEDIENDO EN EL SIGLO XXI!!!
OTRA PRUEBA MÁS DE QUE LA TRANSICIÓN FUE TODO UNA FARSA!!!

Niños vestidos de militares y guardias civiles jurando bandera. Niñas vestidas de enfermeras, al más puro estilo del franquismo, rendiendo honores a los "soldados". Ver video, no tiene desperdicio.

Niños vestidos de militares y guardias civiles, jurando bandera. Niñas vestidas de enfermeras, al más puro estilo del franquismo, rindiendo honores a los "soldados" mientras hacen la jura de bandera. Y de fondo, las risas de unos padres/madres orgullosos de la escena.

Esto es lo que se ha podido ver recientemente en el colegio de los Maristas en la localidad Sevillana de Sanlúcar la Mayor. No, no estamos hablando de una escena del franquismo, no estamos hablando de una fiesta fin de curso de hace cincuenta años, estamos hablando de algo ocurrido hace a penas unas pocas semanas en esta Andalucía del siglo XXI.

Resulta aberrante ver como se usan niños/as de cuatro años para ensalzar el militarismo, el guerrerrismo, y el nacional-catolicismo, con la bandera rojigualda como santo y seña del acto, como eslabón que, inevitablemente, engancha esta escena con una escena cualquiera del anterior régimen fascista.

Pero tanto o más patético resulta aun, comprobar como estos colegios siguen aplicando indisimuladamente patrones asquerosamente machistas a la hora de educar a los niños/as en sus aulas. La segregación que hacen de los disfraces por sexos, y todo el simbolismo que se esconde tras los disfraces elegidos para unos y otras, es simplemente vomitivo, inaceptable.

Huelga decir, que estos colegios, estos padres y madres, católicos supuestamente, son los que montan luego en cólera ante asignaturas como "Educación para la ciudadanía" porque, según dicen, sólo sirven para adoctrinar a sus hijos/as. Hay que tener cara dura.

Ante semejante escena, no podemos más que sentir una profunda vergüenza e indignación. Si las autoridades educativas siguen permitiendo este tipo de actos en colegios que pagamos todos y todas de nuestros bolsillos, es más, si los siguen permitiendo en cualquier colegio independientemente de que sea público, concertado o privado, es que las autoridades educativas son también cómplices de esta vergüenza, y deberían ser las primeras en asumir sus responsabilidades. Es completamente inaceptable semejante barbaridad con niños y niñas de tan corta edad. Inaceptable que se permita impunemente.

El Nacional-catoliscismo nunca se fue, pero es que ahora, además, cada vez se cortan menos, ante los continuos respaldos que sienten tener, y con razón, en todas las esferas de la vida política y judicial de este Estado supuestamente democrático.

Kaos en la Red. Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario