miércoles, 21 de julio de 2010

Brasil: El gran capital controla como nunca las elecciones y los candidatos principales

21-07-2010

Paulo Passarinho
Correio da Cidadania


Las elecciones se encuentran bajo el control del gran capital, pues el otrora contestador PT se encuentra más domesticado que cachorro de circo. El candidato de la oposición, José Serra, pertenece al confiable PSDB, partido responsable por la consolidación del modelo liberal-periférico o neocolonial, en curso en el país desde el atribulado e inestable gobierno de Collor.

Delfim Neto, el ex zar económico de la dictadura, y consejero informal del actual presidente, ya afirmó más de una vez que “Lula salvó el capitalismo en Brasil”. Exageración. Lo que Lula, el PT y sus aliados históricos hicieron fue salvar justamente el modelo económico basado en la llamada dictadura económica y que se traduce en el continuado proceso de apertura financiera, comercial, productiva y tecnológica del país.

Otra aberrante característica del momento es que los medios dominantes ya realizaron una especie de previa electoral. Además de los candidatos principales (Dilma Rousseff y José Serra), la oligarquía que controla los medios de comunicación del país, incluyó entre sus electos a la eco-capitalista Marina Silva (1). Tal vez, por mostrar su buen comportamiento frente a los dueños del dinero, de la tierra y de los poderes mediáticos.

Marina, en la búsqueda de su bien comportada imagen, se coloca capaz de -caso de ser electa– de incluir al PT y al PSDB en su gobierno, y venir a ser también “una gran solución para el agro-negocio”. Parece que está lejos el tiempo en que los verdes se posicionaban a favor agro-ecología.

Quien lee cualquiera de los diarios de mayor circulación, o asiste a los noticieros de la TV, puede percibir con claridad la existencia impuesta de esos tres candidatos citados. Es dentro de ese contexto que debemos comprender el esfuerzo realizado en los últimos días por intelectuales considerados de izquierda y que procuran justificar el apoyo a Dilma como la mejor opción para el país. Más que eso, buscan marcar el inmenso error que representa no apoyar al PT y sus aliados. Hasta la misma célebre división entre la socialdemocracia alemana y los comunistas de aquel país, el inicio de los años treinta, que acabó por facilitar el ascenso de Hitler al poder, es recordada para justificar la posición a la candidata del Planalto.

Intentando respaldar esa visión, de forma más consistente, encontramos análisis que destacan que el actual gobierno promovió la reinserción internacional de Brasil en la economía global, con una activa política de integración regional y alianzas estratégicas con países del hemisferio sur. Como ejemplo, citan que de hecho, China se volvió nuestro principal socio comercial, con América del Sur en segundo lugar y los Estados Unidos pasando a un modesto tercer lugar.

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario