lunes, 24 de mayo de 2010

Zapatero preside Kazajistán, De la Vega protagoniza "Perdidos" y Mafo interviene otra caja

LORENZO RAMÍREZ

Ni el fin de semana da un respiro a la actualidad económica: El Banco de España interviene Cajasur ante el fracaso de su fusión con Unicaja, Zapatero se disfraza en Elche de mitinero socialista y el Banco Mundial dice que España está al mismo nivel que Kazajistán para hacer negocios.


Ya saben: apaguen sus cigarrillos, pongan rectos los respaldos de sus asientos y abróchense los cinturones, que vienen las noticias económicas. Tengo que advertirles que durante el viaje experimentaran algunas turbulencias que pueden hacer que el viaje no sea todo lo cómodo que ustedes esperan. Con fines de semana como el que acaba de terminar los que todavía se crean aquello de que la “recuperación económica es inminente” deberían buscar un buen profesional que les saque del Matrix, por cierto, ¿recuerdan si tomaron la pastilla roja? ¿O fue la azul?

Expansión abre su edición con el tema estrella de la jornada: “El rescate de Cajasur costará 2.700 millones de euros”. De momento la entidad necesita 523 millones para dejar de ser insolvente y, además, hay que poner otros 2.155 millones de euros, que es el agujero generado por “créditos impagados” o “deteriorados”. ¿Adivinan quienes van a poner el dinero? Acertaron: todos nosotros –sufridos contribuyentes- con nuestro trabajo diario.

¿Están indignados? Normal, a tenor de lo que nos cuenta el diario salmón de Unidad Editorial, el agujero de la entidad cordobesa que estaba controlada por la Iglesia Católica fue generado por malas inversiones en acciones de empresas y por muchos préstamos concedidos al ladrillo. La pasividad del Banco de España (que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez, Mafo para los amigos) en los últimos meses ha sido más que notable, ya que conocía la insolvencia de la caja desde hace meses, pero confiaba en la malograda fusión con la malagueña Unicaja, para que todo quedara en casa. Andaluza, claro.


Si a esto le unen los créditos a los amiguetes y los socios imputados por corrupción urbanística, como el famoso Sandokán de la Operación Malaya, ya saben por qué ha quebrado la caja de ahorros. Por cierto, que Expansión también nos cuenta que la entidad fracasó en sus inversiones en geriátricos de lujo, curiosa inversión para una caja controlada por la Iglesia, ¿verdad?

La foto de portada del diario económico es para el presidente del Gobierno, que el domingo se dio un baño de masas en Elche, donde dio un mitin ante 2.000 alcaldes y simpatizantes socialistas. “Zapatero minimiza el tijeretazo social”. Ahora resulta que dice que “el recorte tendrá un efecto mínimo sobre el gasto”. Entonces ¿por qué lo ha aprobado? No lo explicó el presidente, que con el estilo descamisado de su maestro Alfonso Guerra, se dedicó a dar gritos como un loco negando la realidad y señalando que “no da bandazos” en su política. Saquen sus propias conclusiones.

Por su parte, el económico de Prisa (Cinco Días) titula a toda página que “la bancarización de las cajas gana posiciones tras el fiasco de Cajasur”.El diario cuenta que existe “indignación en el Banco de España” por la actitud del consejo de administración de la entidad cordobesa y que el supervisor pide a los políticos que se reforme la ley de cajas, algo que pactaron Rajoy y Zapatero en su reciente reunión en La Moncloa.

En su Editorial, el periódico critica la negativa de empleados y directivos a fusionarse con Unicaja, sobre todo ahora, “por el severo impacto negativo que para la maltrecha credibilidad de la economía española supone esta intervención”.
Eso sí, después de este enfoque más o menos acertado atribuye la pérdida de confianza de los inversores a “la incertidumbre provocada por la crisis griega”, que “infecta la deuda de España”. Nada tiene que ver la errática política de Zapatero, ni la falta de criterio de Salgado, ni la ineptitud de Corbacho, ni el fracaso de Corredor, ni las ocurrencias de Sebastián; por mencionar sólo a algunos de los ministros económicos cuya gestión suspenden los ciudadanos, con independencia del estado del Partenón o de las bondades gástricas de los yogures griegos.
El salmón de Prisa no pierde ocasión para seguir en su lucha por la subida de impuestos y hoy explica que “Francia marca la pauta para gravar a los millonarios”. Resulta que en el país vecino se “grava a los patrimonios de más de 790.000 euros a un tipo progresivo, entre el 0,5% y el 0,8%” con un “impuesto a las grandes fortunas”. Espero que el director del diario no siga por estos derroteros y decida mañana poner en su primera página una foto de Carla Bruni para compararla con la señora de Zapatero, o reclame la invasión de los galos para arreglar los problemas económicos españoles.
Finalmente, El Economista ilustra la debacle generada por el binomio Solbes-Salgado con un sugerente titular: “España está al mismo nivel que Kazajistán para hacer negocios”. El Banco Mundial nos compara con este país de difícil pronunciación “por la presión fiscal y la falta de reformas”. No se pierdan el arranque de la información, porque es demoledor:

"¿Está usted pensando en iniciar un nuevo negocio? Pues tenga cuidado. Lo primero que tiene que saber es que, según el último informe elaborado por el Banco Mundial, es más fácil hacerlo en países como Azerbaiyán, Armenia, Colombia o Botswana antes que en España. La falta de reformas estructurales en la economía ha provocado que nuestro país haya perdido once puestos en el ranking Doing Business 2010 y se sitúa ya a la altura de Kazajistán, Mongolia, Kuwait o Bielorrusia”

La intervención de la caja cordobesa no pasa desapercibida en la primera página el diario, que avnza que “la banca extranjera entra en la puja por Cajasur”. El portugués Caixa Geral y el alemán Deutsche Bank “estarían entre los candidatos” para El Economista.


No me puedo resistir a hacer referencia al acontecimiento televisivo estrella de este fin de semana. Tras seis temporadas de la serie Perdidos (Lost en su versión original), el mundo ha conocido el final de las aventuras y los misterios que encerraban la isla y los supervivientes más famosos de la televisión. Pues bien, aunque no lo parezca, este “acontecimiento planetario” (como diría la ilustrada Leire Pajín) sirve al dibujante de la viñeta “Cajón Desastre” del periódico para ilustrar la situación actual del Gobierno español:
Fuente: El Economista (Cajón Desastre)


No hay comentarios:

Publicar un comentario